La historia interminable de las Inmaculadas de Murillo

Se ha hallado en la iglesia sevillana de San Vicente Mártir una pintura considerada como “la primera Inmaculada” del artista, creada en torno a 1645

Vista del cuadro de la Inmaculada de Murillo que se puede ver en la iglesia de San Vicente Mártir de Sevilla, que, pintada en torno a 1645
Vista del cuadro de la Inmaculada de Murillo que se puede ver en la iglesia de San Vicente Mártir de Sevilla, que, pintada en torno a 1645 FOTO: Fermín Cabanillas EFE

Una de las obligaciones de todo visitante del Museo del Prado es la de observar “La Inmaculada del Escorial” (1660-1665), de Bartolomé Esteban Murillo. Una representación de la Virgen María con la que el pintor logró crear un símbolo tanto de la época pictórica, como de la cristiandad y de su carrera artística. Con esta obra, el sevillano rompió con la imagen de la protagonista como una niña, característica de las Inmaculadas de Zurbarán o Velázquez, concediendo a la Virgen, aún muy juvenil, un perfil que roza la madurez, elevándose hacia los cielos mientras es rodeada de ángeles, nubes y luces celestiales.

"La Inmaculada del Escorial", de Murillo
"La Inmaculada del Escorial", de Murillo FOTO: Museo del Prado

Lo mismo ocurre con “La Inmaculada Concepción de los Venerables” (1660-1665), también de obligada observación en el Prado y con la que Murillo volvió a exaltar la representación de la Virgen. En esta ocasión, el pintor volvió a consagrarse como el autor por excelencia del tema de la Inmaculada Concepción. Si bien no es el creador de esta iconografía, sí podría ser considerado como el mejor ejemplo.

No obstante, aunque sí podrían ser las más conocidas, estas no son las únicas pinturas que el artista dedicó a esta imagen, sino que creó alrededor de dos docenas de obras de este tipo, más que ningún pintor de su época. Tal fue su dedicación en este sentido, que aún hoy se siguen hallando obras de Murillo en las que representa a la Inmaculada Concepción. Ha sucedido en la iglesia de San Vicente Mártir, en Sevilla. Una investigación realizada por la empresa Gestionarte ha sacado a la luz una pintura de Murillo a la que se considera “su primera Inmaculada” y que fue creada en torno a 1645.

Dos empleadas del Museo del Prado con máscarillas y pantallas protectoras junto a la obra "La Inmaculada Concepción de los Venerables", de Murillo
Dos empleadas del Museo del Prado con máscarillas y pantallas protectoras junto a la obra "La Inmaculada Concepción de los Venerables", de Murillo FOTO: Ballesteros EFE

El descubrimiento es producto de un proceso iniciado en 2011 que el párroco, Pedro Arenal, le encargó a Benjamín Domínguez, conservador y restaurador. No obstante, pasaron meses hasta encontrar financiación y no fue hasta septiembre de 2019 cuando comenzó la investigación propiamente dicha. Entonces “iniciamos una intervención, con la dificultad propia de ser una pintura sobre lienzo que estaba muy deteriorada, aunque no dañada desde el punto de vista del soporte, con lo que fue una labor complicada”, explica Domínguez.

Cuando se hizo el primer informe del estudio, “se vio que era una pintura de una alta calidad, pero los barnices impedían apreciarla. Con la complicación añadida de que no existe documentación histórica en la parroquia sobre su origen”, asegura el restaurador. Ante esto, los expertos pensaron que la obra podría haber sido un encargo de la parroquia no registrado, o bien una obra desamortizada de algún convento.

Vista del cuadro de la Inmaculada de Murillo que se puede ver en la iglesia de San Vicente Mártir de Sevilla
Vista del cuadro de la Inmaculada de Murillo que se puede ver en la iglesia de San Vicente Mártir de Sevilla FOTO: Fermín Cabanillas EFE

“Cuando empezó el proceso de limpieza, se confirmó la calidad de la técnica pictórica. Cada pincelada era un descubrimiento tras otro”, recuerda Domínguez. Por tanto, con un trabajo minucioso y delicado, se descartaron otras hipótesis y llegó a la reveladora conclusión de que se trataba de la primera Inmaculada de Murillo.

El trabajo de investigación ha sido llevado a cabo por los expertos Antonio Romero e Ignacio Cano, así como los resultados han sido publicados en la revista especializada “Ars Magazine”. De esta manera, esta pintura se anticipa de manera cronológica a la que era considerada la primera Inmaculada de Murillo: la realizada en 1652, que permanece expuesta en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

El conservador-restaurador Benjamín Domínguez
El conservador-restaurador Benjamín Domínguez FOTO: Fermín Cabanillas EFE

Por otro lado, existe otro caso de Inmaculada de Murillo que también copó titulares recientemente. No obstante, este caso no fue por un hallazgo que celebrar, sino más bien por un trabajo que lamentar. Se le tildó como “el nuevo Ecce Homo” y, afortunadamente, no se trató de un original, sino de una copia: un coleccionista valenciano pagó 1.200 euros a un restaurador de muebles para limpiar una copia de la obra de Murillo.

El resultado se hizo viral en redes sociales, pues el rostro de la protagonista del cuadro estaba completamente desfigurado. Ante la sorpresa del propietario, decidió acudir a otro experto que intentaría recuperar los trazos dignos de una obra de Murillo.

Imagen de la copia de una de las famosas Inmaculadas de Murillo del coleccionista valenciano antes de la intervención,  y el resultado tras las intervenciones inadecuadas por parte de un restaurador de muebles
Imagen de la copia de una de las famosas Inmaculadas de Murillo del coleccionista valenciano antes de la intervención, y el resultado tras las intervenciones inadecuadas por parte de un restaurador de muebles FOTO: Coleccionista Coleccionista

Con esto, las Inmaculadas de Murillo, con túnica blanca y manto azul, se convierte en una especie de historia interminable, pues cada vez son más las obras que se suman a su colección. Con la recién hallada, ya se cuentan 19 pinturas de este tipo, sumándose a otras obras maestras como “La Colosal” (1652), que debe su nombre tanto a su exposición como a su tamaño (tres metros de ancho por casi cuatro y medio de alto).

Asimismo, destaca la “Walpole” Inmaculada Concepción, que se conserva en el Museo Hermitage de San Petersburgo, o la Inmaculada del Coro o “La niña”, en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Ambos cuadros comparten un rasgo en común: hay expertos que aseguran que el rostro está inspirado en la hija del artista, Francisca María.

La Inmaculada de Murillo que se conserva en San Petersburgo
La Inmaculada de Murillo que se conserva en San Petersburgo FOTO: Hermitage