Cine

De Nadiuska a Bárbara Rey: los iconos del destape en España

Bibiana Fernández, “La Cantudo” y Alicia Tomás, que murió ayer, son algunas de las figuras que arrasaron con su talento y sus desnudos en el cine que surgió tras el franquismo

Nadiuska
Nadiuska FOTO: La Razón La Razón

Tras la muerte de Franco en 1975, la libertad de expresión vivió su época de mayor esplendor. El alcohol, los colores, lo erótico y el descaro comenzaron a circular por la sociedad española tras verse despojada, por fin, de una censura que había aminorado al talento, al disfrute y a la cultura hasta límites inaceptables. Durante la segunda mitad de la década de los 70 y en los años 80, en España hubo un despertar creativo y, ante todo, sexual, de tal manera que nacieron numerosas películas a las que se les denominó como cine de destape.

Este género cinematográfico constituyó un cambio de paradigma en nuestra sociedad. Las películas comenzaban a mostrar desnudos, sin cortes ni tapujos, mayoritariamente femeninos, de tal manera que los prejuicios impuestos durante el franquismo se eliminaron por completo. Un movimiento cultural sin precedentes donde destacaron películas como “La trastienda” (1976), de Jorge Grau, “El liguero mágico” (1980), de Mariano Ozores, o “Los bingueros” (1979), también de este último cineasta.

Si bien destacaron figuras masculinas como Andrés Pajares, Fernando Esteso, Antonio Ozores, José Sacristán y José Luis López Vázquez, el sello inmortal en esta revolución cinematográfica fueron las mujeres que la protagonizaron. Numerosas actrices españolas o extranjeras se desnudaron ante los ojos de los espectadores, ofreciendo una mezcla entre talento y excitación, digna de quien es partícipe de una revolución de esta talla.

Carteles de películas interpretadas por Nadiuska
Carteles de películas interpretadas por Nadiuska FOTO: La Razón

Entre las estrellas del destape, destaca Nadiuska quien, nacida en la Alemania occidental y con ascendencia rusa, se ganó al público con cintas como “Lo verde empieza en los Pirineos” (1973) o “Manolo la nuit” (1973). Aterrizó en Barcelona en 1971 y también trabajó a nivel internacional: tuvo un corto papel en “Conan el Bárbaro”, dirigida por John Milius y protagonizada por Arnold Schwarzenegger.

También Bibiana Fernández hizo estallar al público con su perfil de mujer todoterreno: fue “vedette”, presentadora, cantante y actríz. Nació en Tánger en 1954 y aún hoy continúa arrasando entre el público español: recientemente ha estado de gira, junto a Alaska y Mario Vaquerizo, en la obra teatral “La última Tourné”. Así como Bárbara Rey también sigue a pie del cañón: ayer cumplía 71 años la murciana que trabajó con Luis García Berlanga, que fue pionera con la historia de amor lésbico “Me siento extraña” (1977), que arrasó en el destape con “Me siento extraña” y que hoy es carne de la prensa del corazón.

Bárbara Rey
Bárbara Rey FOTO: archivo

Si bien todas las mujeres fueron ídolos e iconos sexuales, Susana Estrada fue la única considerada clave en este sentido durante la Transición. Fue gracias a una foto histórica, en la que el 14 de febrero de 1978, la actriz asturiana recogió un premio de manos de Enrique Tierno Galván enseñando un pecho. Fue musa de “Interviú” y protagonizó cintas como “Pepito Piscinas” o “El maravilloso mundo del sexo”.

Tierno Galván y Susana Estrada
Tierno Galván y Susana Estrada FOTO: Marisa Flórez

Especial mención merece, asimismo, María José Cantudo, pionera al protagonizar el primer desnudo femenino integral del cine español. “La Cantudo” (Jaén, 1951), pasó a la historia gracias a “La trastienda”, así como también trabajó bastante el género del terror, como en “El huerto del francés” (1978). Recientemente, la intérprete ha aparecido en “Cuéntame como pasó”, “La que se avecina”, así como en programas televisivos del corazón.

Cantudo y Manolo Otero se casaron en 1973 y se separaron en 1979
Cantudo y Manolo Otero se casaron en 1973 y se separaron en 1979

Josele Román, Amparo Muñoz, Paca Gabaldón, Ágata Lys y Alicia Tomás (murió ayer a los 80 años), son otras de las múltiples mujeres que fueron sujetos -y, para muchos, objetos-, del destape español. Tal fue la intensidad del género y la presión que sufrían, ante todo, estas mujeres, que la mayoría de estas artistas se vieron afectadas por la fama: a Amparo Muñoz la destruyó la adicción, Nadiuska cayó arruinada, desahuciada y en un psiquiátrico, y la holandesa Sylvia Kristel murió joven, tras ser fumadora compulsiva, alcohólica y víctima de la droga.