Cultura

La influencia de las Sturmabteilung en la formación de Adolf Hitler

Esta organización paramilitar fue clave en el ascenso al poder de Adolf Hitler en las décadas de 1920 y 1930.

Hitler concentraba a las masas en grandiosas edificaciones, con el fin de controlarlas y mostrarles el tamaño de su poder.
Hitler concentraba a las masas en grandiosas edificaciones, con el fin de controlarlas y mostrarles el tamaño de su poder.

En 1920, Hitler se integró por completo en el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP), conocido coloquialmente como el ‘Partido Nazi’. Pero fue en 1921 cuando realmente salió a la luz como figura clave dando sus infames discursos que capturaron a miles de oyentes. A la vez que pasaba esto, se creo formalmente los grupos armados Sturmabteilung, también conocidos como las SA, que ayudaban al líder usando métodos de intimidación violentas para hacer a los ciudadanos cumplir las normas del partido y para influir en las elecciones.

La organización empezó a formarse por Hitler en 1920 bajo el nombre Ordnungsdienst, traducido a ‘servicio de orden’. Estaba constituida por un cuerpo de soldados con experiencia que fueron asignados por Emil Maurice a la función de seguridad en las conferencias, discursos y reuniones del partido Nazi contra posibles ataques de partidos opuestos. El 4 de noviembre de 1921, el partido Nazi realizó un mitin publico en la cervecería Hofbräuhaus en Múnich donde estalló una pelea en medio del discurso de Hitler. Los Ordnungsdienst expulsaron a los oponentes y fue desde aquel momento que se les empezó a conocer oficialmente como Sturmabteilung.

El 9 de noviembre de 1923 ocurrió una de las primeras actividades organizadas por las SA. Fue un golpe de estado en el Múnich Beer Hall en el que Hitler intentó tomar el control del gobierno bávaro. El golpe fracasó y los miembros de las SA que murieron fueron venerados como mártires en la mitología del partido. El fallido golpe de estado llevó a la detención de Hitler y con ello, también a la disolución de las SA.

Eventualmente, Hitler fue liberado de la cárcel y las SA se restableció en febrero de 1925. Entre 1926 y 2934, el año después de que Hitler asumió su puesto de poder, la organización creció de 6000 a 4 millones de miembros. El crecimiento del grupo y la organización de los soldados se produjo gracias a Ernst Röhm, el líder de las SA, que quiso que el grupo violento reemplazase al ejército alemán.

Sin embargo, la capacidad de las SA para ejercer violencia llevó a Hitler a ver al SA como una amenaza interna. Por lo tanto, en 1934, Hitler y sus principales asesores orquestaron una purga de las SA conocida como la Noche de los Cuchillos Largos. Esa noche, Röhm fue asesinado y la independencia de las SA se frenó, pero el grupo controversial siguió existiendo en una capacidad reducida hasta el final de la guerra.