Cultura

Historia

La peor tortura de la época romana: las víboras y “la pena del saco”

Entre los muchos y muy duros castigos de la época romana, la “poena cullei” consistía en encerrar a un preso en un saco con animales vivos

Cadenas de época romana.
Cadenas de época romana. larazon

El parricidio, que en latín describe el acto de asesinar a un padre o una madre, fue considerado uno de los actos mas graves en la época romana. La pena de muerte por hacer esto consistía en meter al preso en un saco con varios animales vivos, incluyendo perros, monos, víboras y gallinas, y luego en arrojarlo al agua. Antes de que el criminal fuera arrojado, tenían la cabeza cubierta con piel de lobo y, a menudo, los golpeaban con sangre.

Este castigo no tiene sus orígenes en la época romana, puesto que era una forma antigua de pena de muerte. Incluso, no estaba pensado como una forma horrible de castigo, sino como un ritual religioso.

La persona condenada por parricidio era considerada un tipo de criminal especial que era visto como una cosa repulsiva e inmunda que hacía que los dioses retiraran su presencia de un mundo que él contaminaba. Para los romanos, esto era una forma de ejecución destinada a evitar que el asesino contaminase los cuatro elementos: fuego, agua, tierra y aire.

La elección de animales era muy específica. Aunque parecía ser que podría ser por su disponibilidad en Roma, en realidad era por la conexión que cada uno de estos animales tenía con el acto de parricidio: todos ellos también matarían o entrarían en combate con sus padres y serían considerados impíos.

Víboras y monos

El primer relato conocido de este acto lo cuenta el historiador romano Livio en ‘La Historia Romana’. En el libro, un hombre llamado Marcus Publicius Malleolus fue arrojado a un saco y luego al agua, pero no se menciona ningún animal vivo durante el tiempo de su ejecución en 100 a.C.

Otras fuentes que mencionan el método de ejecución dicen que se usaron víboras en el saco, lo que significa que la ‘Lex Pompeia’, una forma de legislación romana, pudo haber introducido víboras para hacer la ejecución más horrible. Durante el reinado de Claudio, el castigo se hizo más severo, y las fuentes comenzaron a mencionar a los monos. Finalmente, Constantino volvió a promulgar la ley en 318 d.C. para hacer la ejecución aún más estricta, mencionando los cuatro animales.

La importancia que se le daba a este crimen resalta debido al detalle del castigo. No solo era un acto de la antigüedad, sino que también fue un castigo que duro hasta el siglo XVIII en Alemania. En 1761, se abolió definitivamente la “poena cullei” (pena del saco).