Copa ATP: lección de Bautista para imponerse a Kyrgios y adelantar a España en semifinales

El castellonense venció por 6-1 y 6-4. Turno ahora para Nadal, que puede meter a España en la final si supera a Álex de Miñaur

Roberto Bautista, durante su partido contra KyrgiosEDGAR SUReuters

España está a un paso de la final de la Copa ATP, donde ya espera Serbia, después de que Bautista superara a Kyrgios en el primer punto de semifinales en un encuentro impecable: 6-1 y 6-4. Tiene dos balas ahora para lograr la clasificación: la de Nadal ante De Miñaur y la del encuentro de dobles.

Un primer set perfecto de Roberto Bautista. Es una palabra gruesa, algún pero siempre hay, pero sinceramente es complicado encontrarlo en este caso en el tenista español, teniendo en cuenta la calidad del rival que había enfrente: Nick Kyrgios, sacador terrible y jugador buenísimo cuando está centrado. Pero cuando en el segundo juego del partido, la primera vez que servía, perdió, entró en crisis. Eso se salía del guión. Fue el comienzo de una tortura para él y de una exhibición de su rival. Porque Bautista dejó aturdido al “aussie” para después ir a por él: saques directos, una derecha ganadora que hasta su oponente aplaudió, buenas voleas, valentía para ir a la red... Kyrgios no paraba de hablar, estaba enfadado con su banquillo, con el mundo, aunque no pasó de ahí. Era normal la reacción. Parece más moderado el polémico jugador en este comienzo de 2020. Si apretaba el australiano, Roberto respondía. El set acabó 6-1. No duró ni media hora (29 minutos).

El cambio tenía que llegar y lo hizo desde ese primer golpe demoledor de Kyrgios. Qué facilidad para sacar por encima de los 200 kilómetros por hora... Y qué calidad e intuición de Bautista para devolver algunos de ellos. Intentó el castellonense seguir haciendo el partido duro, que no fuera un pim, pam, servicio y derecha. El partido, lógicamente, era otro. Equilibrado. Lo de antes había sido una paliza. En el tercer juego de este segundo parcial llegó la primera gran amenaza del “aussie”, que se esmeró desde el fondo y tiró durísimo. Cuando le pega plano con la derecha y le entra la pelota va a toda pastilla. Pero Bautista a lo suyo, en modo máquina, un golpe, otro, otro, por un lado, por el otro, y salvó el juego sin ceder pelota de break. Le faltaba un punto de controversia al encuentro y no tardó en llegar. Con pelota de ruptura para el castellonense, Kyrgios recurrió a su misil y con saque abierto logró el “ace” y lo celebró con un grito... Pero no, la juez de silla dijo que había tocado la red, que tenía que seguir jugando, y pasado de vueltas lanzó fuera una derecha por mucho. La rotura de saque de Bautista se consumó y su rival no pudo más: estampó la raqueta contra el suelo. Quedó destrozada. Lo que no se le puede negar al australiano es que no siguiera intentándolo. En situaciones así otras veces se deja ir y monta el show. Esta vez, quizá algo a la desesperada, se mantuvo peligroso y tuvo su primera oportunidad de break, que intentó ganar con todo, lanzándose a por una bola a lo Superman. Salió del apuro Bautista con la entereza que mostró durante toda la noche. Llegó así al 4-2 y no dejó escapar el partido con sus dos turnos de saque. Antes, al resto, había tenido ya dos pelotas definitivas. Fue una lección la que dio el castellonense. Ejerció de “top 10”.