Valencia, sede del torneo final de la Liga ACB

La candidatura valenciana era la que mejor combinación ofrecía de instalaciones, logística e infraestructura sanitaria

La sede del torneo que servirá para resolver la temporada de la Liga Endesa será Valencia. De las opciones que manejaba la ACB (Madrid, Barcelona, Zaragoza, Las Palmas, Tenerife, Andorra, Menorca, Pamplona y Almería además de Valencia), la candidatura valenciana era la que mejor combinación ofrecía de instalaciones, logística e infraestructura sanitaria. El presidente de la patronal, Antonio Martín, ofreció en la reunión telemática un informe con la valoración de las diferentes candidaturas, del mismo modo que hace con la elección de la sede para la Copa del Rey, y Valencia era la que tenía una puntuación superior. Los clubes, pese a alguna reticencia inicial, aceptaron la propuesta.

Con la aprobación de las autoridades sanitarias ya garantizada, la intención de la ACB es arrancar el torneo el 17 de junio y concluirlo el día 30 para que no haya ningún problema contractual con los jugadores. Los doce equipos (Barcelona, Real Madrid, Casademont Zaragoza, Iberostar Tenerife, RETABET Bilbao, MoraBanc Andorra, KIROLBET Baskonia, Valencia Basket, Unicaja, San Pablo Burgos, Joventut y Herbalife Gran Canaria) quedarían divididos en dos grupos de seis, cada uno disputaría cinco partidos y los dos mejores de cada grupo se clasificarían para las semifinales. Éstas y la final se disputarían a partido único. El campeón disputaría siete partidos en dos semanas. Los 33 encuentros del novedoso formato se disputarán a puerta cerrada.

Los equipos se concentrarían una semana antes del comienzo del evento en Valencia. Los entrenamientos arrancarían el día 11 y el día 10 se emplearía para realizar test a los participantes y confirmar que no hay casos de coronavirus. Habría dos sesiones diarias de entrenamiento en las nueve pistas habilitadas en L’Alquería, cada equipo jugará un amistoso y la pretensión es que no haya ningún tipo de contacto entre ellos hasta el día de los partidos. La “molestia” principal para los jugadores son las casi tres semanas de concentración que van a tener aquellos que alcancen la final.