Pogacar, como LeMond en el 89

El estadounidense remontó 50 segundos a Fignon en 24,5 kilómetros en una contrarreloj por las calles de París

El Tour de 1989 cambió el paseo por los Campos Elíseos por una contrarreloj de 24,5 kilómetros. Un paseo, en teoría, para Laurent Fignon, líder con 50 segundos de ventaja sobre LeMond. Pero el estadounidense, agarrado a su manillar de trial, remontó esos 50 segundos y le sobraron ocho más para ganar el que era su segundo Tour. Un terremoto como el que sacudió ayer el Tour. Pedro Delgado acudió como invitado especial, al mantener el tercer puesto en el podio que se había ganado ya antes de la crono.

“Ahora entiendo por qué todo el mundo estaba emocionado con esta contrarreloj del último día de competición. esa carrera. Ha sido increíble, para mí es uno de los mejores Tour de Francia que he visto. Y Pogacar, qué talento, muchísimo talento, aunque me siento un poco triste por Roglic”, aseguraba el estadounidense después de la etapa que dio el triunfo a Pogacar salvo catástrofe el último día.

"Hay que poner una contrarreloj así al menos cada cinco años, es increíble. No pensé que Pogacar pudiera superar los 57 que tenía de desventaja “, añadía LeMond, que detectó el miedo en el gesto de Roglic. ”Vimos en la subida que en un momento las piernas ya no le respondían ", asegura.