Un psiquiátrico y pastillas, los cinco años de depresión de un exjugador del Atlético

El exfutbolista ha terminado su medicación y ya está recuperado

Jesper Gronkjaer, exjugador del Atlético de Madrid.
Jesper Gronkjaer, exjugador del Atlético de Madrid.Twirtter Jesper Gronkjaer

La vida de Jesper Gronkjaer terminó de derrumbarse en 2016, aunque sus problemas habían empezado cinco años antes, en 2011, cuando puso fin a su carrera como futbolista profesional. El vacío que provocó en él la retirada le hizo caer en una depresión de la que ahora parece que ha logrado recuperarse después de varios años de tratamiento, que incluyó su internamiento en una institución psiquiátrica.

Nacido hace 43 años en Nuuk (Groenlandia), Gronkjaer comenzó su carrera en el Aalborg danés, de donde pasó al Ajax, Chelsea y Birmingham antes de fichar por el Atlético de Madrid en el mercado de invierno de 2005. Después de solo unos meses en el equipo rojiblanco se marchó al Stuttgart, donde solo aguantó una temporada antes de regresar a Dinamarca para jugar en el Copenhague, con el que disputó los cinco últimos años de su carrera, a la que puso fin en 2011.

A partir de ahí comenzaron sus problemas, que se vieron agravados a partir de 2016. “Los primeros pequeños síntomas, que yo ni siquiera noté, comenzaron con un violento sarpullido en el cuello. Fue un brote de herpes y varicela, perdí algo de cabello y me costó mucho mantener el orden en el trabajo”, contó Gronkjaer en el programa Go Aften Live, de la cadena danesa TV2.

La situación no mejoró y un año después Gronkjaer tomó una decisión trascendental en su vida: “Tuve que decirle a mi esposa que esto ya no era posible. ¡Necesito ayuda! Fue la mejor decisión que pude tomar, porque hoy estoy sentado aquí y estoy sano”.

“Estaba ya en tratamiento con medicación antidepresiva. Lo que hace es que, con el tiempo, te lleva hasta un agujero muy negro. Pero para mí, fue tan profundo que tuve que ingresar en el psiquiátrico. La pastilla que tomas solo funciona después de dos o tres semanas y no sucede que cuando la tomas te levantas de inmediato. No, es igual de silencioso, pero al principio los efectos secundarios aumentan. Para mí fue un gran problema”, explicó el exjugador del Atlético de Madrid.

El pasado lunes día 5, Gronkjaer compartió con sus seguidores en Twitter que había tomado la última pastilla de su tratamiento: “Última pastilla ingerida 3 3/4 años después de la primera ... ¡con suerte! Fuiste un buen apoyo a pesar de todos los efectos secundarios mientras el estrés y la depresión se desvanecían. Aunque nunca fue un objetivo dejarte fuera de mi vida, creo que es el momento adecuado”.