Ciclismo

Los negocios millonarios del “rey de las trampas”: ¿A qué se dedica ahora Lance Armstrong ?

Sus escándalos en el deporte parecen no haber pasado factura al ex ciclista cuyas inversiones van viento en popa

Los negocios millonarios de Lance Armstrong
Los negocios millonarios de Lance ArmstrongArchivoLa Razon

El nombre de Lance Armstrong pasará a la historia del deporte como el “rey de las trampas”. El ex ciclista estadounidense ha sido protagonista absoluto esta semana, ocho años después de reconocer haberse dopado para ganar siete veces el Tour y la razón no es otra que un nuevo escándalo que sumar su polémica carrera. Desde Francia se le acusa de haber cometido “fraude tecnológico”. Así se refleja en el libro “Dopage: Ma guerre contre les tricheurs” (“Dopaje: mi guerra contra los tramposos”), cuyo autor es Jean-Pierre Verdy, jefe de la Agencia Antidopaje Francesa entre 2006 y 2015, quien asegura que Armstrong utilizó algún tipo de motor en su bicicleta. Una información que fue confirmada por el cronista francés Antoine Vayer que ha demostrado a través de imágenes de archivo como Lance Armstrong realizaba un llamativo gesto que el ex ciclista realizaba antes de aumentar su velocidad considerablemente: tocaba la parte trasera de su asiento.

Buen ojo para los negocios

Sin embargo, todos estos fraudes no parecen haber pasado factura al ex ciclista a pesar de que, tras ser despojado de todos sus títulos, tuvo que hacer frente a demandas millonarias y ver como sus suculentos contratos de patrocinio con grandes marcas como Nike se esfumaban de la noche a la mañana.

Y es que Lance parece tener buen ojo para los negocios. En una entrevista en la CNBC, el deportista confesó que invirtió en Uber en 2009, en los inicios de la aplicación de alquiler de vehículos sin conductor. “No sabía ni lo que era Uber”, desveló Armstrong, al recordar cuando el inversor de riesgo, Chris Sacca, le dijo que invirtiera en la empresa cuya valoración actual se estima que puede alcanzar los 120.000 millones de dólares.

“Pensaba que era para comprar acciones de Twitter, pero la mayor inversión fue para un fondo minúsculo, Uber, valorado en unos 3.7 millones. Le di 100.000 dólares. Ahora vale mucho más, demasiado bueno para ser cierto”. ha confesado. El ciclista no ha desvelado en cuánto está valorada su participación en la actualidad pero si ha confesado que esta inversión “salvó” a su familia después de que fuese suspendido de por vida por la UCI en 2012 tras el escándalo de dopaje.

De Uber a la cerveza

Pero sus negocios no se quedan ahí. El pasado mes de enero, Lance Armstrong anunció ser uno de los nuevos inversores de la empresa estadounidense Athletic Brewing -con sede en Connecticut- que elabora cerveza artesanal sin alcohol. En esta aventura empresarial le acompañan otros famosos inversores como el jugador de la NFL JJ Watt o el restaurador David Chang.

Cabe destacar que el mercado de la cerveza sin alcohol en los Estados Unidos creció un 38% en 2020 pasando a facturar 184 millones de dólares frente a los 132 millones en 2019 y, a pesar de la pandemia, el mercado de la cerveza artesanal sin alcohol ha crecido más del 300% en lo que va del año.

A lo largo de estos años, Lance ha desarrollado amplios contactos en el mundos empresarial, especialmente en el mercado de deportes, fitness y salud, y ha sido invitado participar en el lanzamiento de diferentes empresas. Sus numerosos contactos le llevaron a primeras inversiones muy exitosas en Docusign (empresa estadounidense, con sede en San Francisco, que permite gestionar documentos con firmas electrónicas en diferentes dispositivos y que cuenta con más de 200 millones de usuarios) y en Uber.

La era digital: su gallina de los huevos de oro

Pero su certera visión empresarial le ha llevado además a no desaprovechar las oportunidades que ofrece la nueva era digital. Lance es consciente de la importancia de la construcción de una marca digital y el poder de los influencers por lo que lanzó THEMOVE, un podcast que proporciona información sobre las etapas del Tour de Francia y otras competiciones. Este podcast tuvo millones de descargas y se clasificó entre los 10 primeros en la categoría de deportes y ocio en iTunes de Apple.

También tiene un podcast llamado The Forward en el que Armstrong entrevista a autores, músicos, atletas, políticos e influyentes de todos los ámbitos de la vida. Estos forman las piedras angulares de Wedu Media -parte de su marca WEDŪ-, una plataforma en la que promueve rutas para clientes, escapadas a lugares de ensueño o vende camisetas, gorras y equipaciones relacionadas con el ciclismo.

Precisamente, dentro de este proyecto, en enero de 2020 diseñaba en España un proyecto de cicloturismo vip: cinco días de ruta con él y su excompañero George Hincapie por las carreteras de Mallorca a cambio de 27.000 euros.

Además el ex ciclista creó junto al exatleta canadiense Lionel Conacher un fondo de inversión, Next Ventures, que en 2019 ya había captado 23 millones de sus asociados para invertir en marcas deportivas y en el sector del bienestar y la nutrición. Asimismo, es propietario de dos establecimientos en su ciudad natal, Austin (Texas): el café Juan Pelota, en recuerdo de su cáncer de testículos, y la tienda de bicis Mellow Johnny’s, en recuerdo del maillot amarillo del Tour.

Y todo ello, sin contar los suculentos beneficios obtenidos con su documental “Lance” que se estrenó el pasado mes de mayo. Durante cuatro horas en sucesivos episodios, Armstrong y la cadena televisiva ESPN detallan el ascenso del texano a la cima del ciclismo, su laboriosa batalla contra el cáncer de testículos, sus siete títulos consecutivos del Tour de Francia desde 1999 a 2005 y el escándalo de dopaje que acabó con su prestigio.