Motociclismo

Valentino Rossi, empresario de éxito y millonario antes de retirarse

El mito italiano tendrá en 2022 un equipo propio en MotoGP y detrás está el patrocino de la mayor petrolera de Arabia Saudí (Aramco)

Valentino Rossi hace un gesto muy típico en él antes de salir a pista en el Gran Premio de Cataluña
Valentino Rossi hace un gesto muy típico en él antes de salir a pista en el Gran Premio de CataluñaAlejandro GarcíaEFE

Resultaba casi conmovedor ver cómo el realizador de MotoGP pinchaba el pasado fin de semana planos de Valentino Rossi en las últimas vueltas del Gran Premio de Italia. En otros tiempos el «46» se hubiera ganado esos minutos de televisión por estar delante luchando por la victoria, pero el otro día en Mugello, una de sus catedrales, «Il dottore» iba en la cola del grupo y hacia allí apuntaron las cámaras para honrar a un mito que se va apagando. «La vida pasa para todos», apunta Jorge Martínez Aspar, que hace casi 25 años estaba en el punto en el que ahora se encuentra Valentino, el de ver la retirada a la vuelta de la esquina. Y además es una voz muy autorizada, porque el jovencito que le enseñó la puerta de salida fue precisamente el de Tavuglia.

«1996 y 1997 fueron mis dos últimos años y me estaba pegando con Rossi. El primer GP que ganó él me lo ganó a mí en Chequia y en la temporada que yo me retiro él fue campeón del mundo (125cc). Yo vi llegar a un chaval de 17 años que se vestía de Superman, que se pintaba el pelo, hacía un montón de cosas que yo con 34, evidentemente, no hacía. En ese momento yo vi que ya no tocaba. Tenía ya mi equipo y me bajé de la etapa de piloto y pasé a ser propietario y mánager», cuenta Jorge, que sigue por los circuitos al frente del Aspar Team en Moto3, Moto2 y MotoE.

Aquel jovencito que hizo sentir mayor a Jorge entonces es el que ahora ve cómo los chavales que llegan a MotoGP le pasan por todos lados. Y por primera vez parece que Rossi no tiene más marchas que meter para detener esta inercia. Ya ha cumplido 42 años y un dato demoledor es que ocho de los 22 pilotos contra los que lucha en la categoría reina ahora mismo no habían nacido cuando él debutó en 125cc en Malasia el 31 de marzo de 1996. «Cuando tienes entre 15 y 23 años eres todo hambre. De 25 a 32 eres una mezcla entre agresividad y técnica. A partir de esa edad pierdes la agresividad y te conviertes en un técnico absoluto. Sabes más que tu ingeniero de puesta a punto y si no tienes la moto en el sitio no arriesgas lo mismo que en otras épocas», explica Aspar para tratar de que la gente entienda lo que le sucede ahora a Valentino, que ha sumado sólo 15 de 150 puntos posibles en las primeras seis citas del curso 2021.

Su última victoria fue el 25 de junio de 2017 en Assen, han pasado 64 carreras desde entonces, en las que sólo ha rascado diez podios, pero quiere esperar al verano para decidir si sigue un añito más. Ir en moto es lo que más le gusta en este mundo y no quiere dejar de hacerlo. «Es difícil divertirse cuando eres 9 veces campeón del mundo y estás el 15º. En la penúltima carrera de mi vida hice la ’'pole’' y el domingo fui tercero. Ganó Valentino, por cierto, y el siguiente GP me retiré. Cuando estás el ocho o el doce y eres un ganador no te diviertes. Es admirable ver a Rossi seguir luchando, pero no creo que se divierta ahora mismo», añade Jorge, que mucho antes de la retirada creó su propio equipo para seguir en el Mundial.

Lo mismo que está haciendo Rossi, que ya casi es más empresario que piloto y evitará el vértigo de sentir que se aleja de su mundo al colgar el casco. «Tiene la Academy, el Rancho, VR 46 merchandising, 9 títulos y es millonario. Y ya ha confirmado que tiene el equipo de MotoGP para el próximo año con uno de los patrocinadores más grandes del mundo, (Aramco) la petrolera de Arabia Saudí nada menos. Todo eso ya lo tiene, así que lo difícil es que encuentre una motivación para seguir corriendo», cierra Aspar. Valentino, de momento, quiere un poquito más.