Baloncesto

Y el show, pese a ómicron, continuó

Los Warriors ratifican en el Christmas Day que son el mejor equipo de la NBA en otra jornada histórica para la Liga estadounidense

La defensa de los Warriors dejó a los Suns sin anotar en los últimos tres minutos
La defensa de los Warriors dejó a los Suns sin anotar en los últimos tres minutos FOTO: Joe Camporeale USA TODAY Sports

La NBA es capaz de reinventarse en las circunstancias más adversas. Con un tercio de sus jugadores ko por el protocolo covid; con franquicias con más jugadores de baja que activos; con jugadores apartados en tres ocasiones por la pandemia en el último mes; con un 90 por ciento de positivos provocados por ómicron; con una legión de estrellas ausentes... el Christmas Day volvió a ofrecer partidos memorables, aunque las cifras de audiencia en la ESPN y la ABC estuvieran lejos de los días más gloriosos.

El partido estelar era el Suns-Warriors. Y vaya si lo fue. Los subcampeones recibían al mejor equipo de la Liga y la franquicia de Arizona pudo confirmar que los Warriors de Stephen Curry han vuelto. Y lo han hecho sin tres jugadores llamados a ser determinantes allá por los playoffs. Sin Klay Thompson, Iguodala y James Wiseman los de la Bahía de San Francisco son el mejor equipo de la Liga con un balance de 27/6. Los Suns (26/6) cayeron por 107-116 en el que era su primer Christmas Day desde 2009. Los Warriors están más acostumbrados a jugar en días así. No fallan en esta fecha en las últimas siete temporadas y volvieron a contar con un Stephen Curry determinante. El base se quedó a un triple de los 3.000 en su carrera. Anotó 33 puntos, con un flojo 5/16 en triples, y vivió su mejor partido un 25 de diciembre. Curry promediaba 13 puntos en los partidos de Navidad y en el tramo definitivo contó con la ayuda de uno de sus secundarios, Otto Porter. El alero, que en sus comienzos iba para jugador top, ha encontrado su sitio en San Francisco. Con el partido 107-109 anotó siete puntos seguidos y se acabó la discusión. Los Suns fueron incapaces de anotar en los últimos tres minutos ante la mejor defensa de la Liga.

La otra gran cita era en Los Ángeles. En el antiguo Staples Center rebautizado como Crypto.com Arena, los Lakers de LeBron James se estrellaron ante los Nets. A cinco días de cumplir 37 años, James logró un nuevo récord. Su hoja de servicios volvió a ser sideral (39 puntos a los que sumó 9 rebotes, 7 asistencias y 3 robos) con lo que se convirtió en el jugador que más puntos ha anotado en la historia de la Liga el 25-D por delante de Kobe Bryant (395 puntos). Los Nets, una de las franquicias más machacadas por la pandemia, no contaban con Kevin Durant ni Kyrie Irving, pero sí tuvieron a la mejor versión de Harden y Patty Mills. La «Barba» logró un triple doble con 36 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias y el base australiano se fue hasta los 34 puntos con 8 triples. Los Lakers están con balance negativo (16/18) después de cinco derrotas seguidas y su situación la representa mejor que nadie Russell Westbrook. El base logró un triple doble sí (13 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias con un sonrojante 4/20 en el tiro), pero con él en pista el balance para su equipo fue -23.

Hubo más. Como la fiesta grande en el Madison por una victoria en el Christmas Day como hace tiempos que no se recordaba. En Milwaukee reapareció Antetokounmpo con los campeones y fue el protagonista de la remontada ante los Celtics en los últimos cinco minutos cuando marchaban 13 abajo. Y en Utah, los Jazz se confirmaron como la alternativa más sólida a Warriors y Suns. Eso sí enfrente estaban los Mavericks sin otro de los caídos, Doncic.