Deportes

La Juventus se cae sin Cristiano Ronaldo

El equipo italiano firma su peor arranque en la Serie A en 60 años, mientras que el portugués brilla en la Premier League

Paulo Dybala se lamenta después del empate contra el Milan.
Paulo Dybala se lamenta después del empate contra el Milan. FOTO: MASSIMO PINCA REUTERS

En la ruptura entre la Juventus y Cristiano Ronaldo es difícil saber quién tenía más ganas de alejarse del otro. Si la Juve de Cristiano y su sueldo de 31 millones de euros, demasiado alto para una entidad con algunas estrecheces económicas, o el portugués de un club al que llegó para ganar la Liga de Campeones y con el que no pasó de cuartos de final. La única evidencia es que esta separación está siendo más traumática para el equipo turinés que para el atacante del Manchester United.

El pésimo comienzo de temporada de la Juventus contrasta con el vigoroso inicio de Cristiano Ronaldo en su regreso a la Premier League. Mientras el equipo italiano camina entre penumbras y no acierta con el camino que debe seguir, la figura del portugués resplandece en los campos ingleses. Si la Juve ha firmado su peor inicio en la Serie A en los últimos 60 años, Cristiano presume de haber igualado el mejor arranque de su carrera. Ha marcado cuatro goles en sus tres primeras apariciones con el United, dos en Premier y una en Liga de Campeones, unos registros que solo alcanzó en cuatro ocasiones anteriormente, tres con el Real Madrid y una con la propia Juve. Cristiano presenta el mejor promedio realizador de toda la Premier y marca un gol cada 60 minutos.

La temporada pasada la Juventus no ganó el Scudetto por primera vez en diez años y la marcha de Cristiano Ronaldo fue vista como la solución necesaria para ejecutar una revolución que también alcanzó al banquillo. Despidió a Andrea Pirlo y regresó Massimiliano Allegri, que en su anterior etapa en la Juve (2014-19) ganó 11 títulos. Sin embargo, la vuelta del entrenador toscano no está siendo el remedio esperado. Hasta ahora, la Juventus ha ofrecido más dudas que certezas y lo que se pretendía que fuera un tranquilo viaje está siendo un trayecto lleno de sobresaltos por un camino repleto de baches y curvas. Hay que ir a la temporada 1961-62 para encontrar un comienzo tan pésimo de la Juve en la Serie A, con dos puntos en las primeras cuatro jornadas. La Juve acabó 12ª de 18 equipos y solo seis puntos por encima del descenso.

Si en 1961 arrancó con dos empates contra Mántova y Lecco y dos derrotas ante Padova y Atalanta, esta vez comenzó con empates frente a Udinese y Milan y derrotas con Empoli y Nápoles. Como sucedió en 1961, tuvo que esperar a la quinta jornada para celebrar la primera victoria. Entonces, contra la Roma y ahora en el campo de la Spezia el pasado miércoles (2-3).

La marcha de Cristiano, lejos de ser una solución, ha ensombrecido el panorama ofensivo del equipo. La defensa, desde la que nacieron muchos de los éxitos de Allegri, tampoco funciona como debería y ya ha encajado ocho tantos. Los problemas que antes tapaban los goles de Cristiano, ahora quedan al descubierto. “Cuando las cosas no van bien, tener un fuera de serie esconde algunos problemas, que también había entonces, y él solo te gana algunos partidos. Ese es un hábito al que es difícil renunciar”, asegura una leyenda como Marco Tardelli.

“El problema no era Cristiano Ronaldo, falta un proyecto sólido”, sostiene Claudio Marchisio, uno de los mejores centrocampistas que ha tenido la Juventus en las últimas décadas. En la misma línea se mueve Tardelli: “Un proyecto como este está bien si tienes un equipo sólido y la Juve no lo es hoy”.