Deportes

Un histórico en La Mina: RCD Carabanchel, el “tercer” equipo de Madrid

El club puede presumir de ser el tercero más antiguo de la capital, solo por detrás de Real Madrid y Atlético, y el único que nunca cambió de estadio

Una de las primeras fotos del CD Carabanchel
Una de las primeras fotos del CD Carabanchel FOTO: @rcdcarabanchel La Razon

No acapara grandes noticias en los medios deportivos y ni siquiera muchos lo reconocen como un club histórico, pero lo es. El Real Club Deportivo Carabanchel puede presumir de ocupar el bronce en el podio de los equipos más antiguos de Madrid, solo superado por el Real Madrid y el Atlético.

Comenzó a funcionar en 1906, aunque no se legalizaría su fundación en 1916, lo que le convierte en el tercer equipo más antiguo de la capital y en el decimotercero de España. Pese a no haber competido nunca en el fútbol profesional, los fastos de su Centenario tuvieron una relevante repercusión mediática e incluso puede presumir de tener el título de “Real” que le fue concedido por Juan Carlos I el 9 de enero de 1997. También posee la placa del mérito deportivo de la Delegación Nacional de Educación Física y deporte, además de la placa al merito deportivo de la Federación Castellana de Futbol.

En 1997 su Majestad el Rey Juan Carlos I concede el título de "Real"
En 1997 su Majestad el Rey Juan Carlos I concede el título de "Real" FOTO: @RCDCarabanchel La Razon

Tampoco nunca, al contrario que merengues y rojiblancos, cambió de estadio. El equipo disputa sus partidos como local en el Campo de La Mina, el estadio de fútbol más antiguo de Madrid, con capacidad para 2 000 espectadores.

En 1.916 accede a la presidencia del Club D. Pedro Arranz, quien dota al mismo de unos estatutos, solicitando el ingreso oficial en la Federación Castellana de Fútbol. Una vez tramitada la ficha, el Carabanchel comienza a disputar la Categoría Regional. En las temporadas comprendidas entre 1923 y 1927 jugo en Segunda Regional. Al término de esta último ascendió a Primera regional en la que estuvo hasta 1936, siendo campeón aquel año de Castilla aficionados. Una vez termino la guerra civil española volvió a la Primera Regional.

A lo largo de sus más de cien años (105 cumple este 2021) ha atravesado momentos de gloria, como cuando subió por primera vez a Tercera División (1955) y, cuarenta y un años después, a Segunda División B (1996), donde solo se mantuvo dos temporadas. Actualmente juega en Tercera División.

Pero no todo fue un camino de rosas. Desde 1970 hasta que regresa a Tercera en 1988, el equipo sufre una grave crisis deportiva. Finalmente, en la temporada 1995/96, el Carabanchel logra subir a Segunda B al terminar tercero en liga regular y campeón de su grupo de ascenso. En 1997, en reconocimiento a su histórica trayectoria, el ahora Rey emérito, le concede el título de Real, pasando a denominarse Real Club Deportivo Carabanchel. El club permaneció dos años en la categoría de bronce: durante su primera temporada, el equipo de Madrid consigue firmar una buena temporada en la que terminan octavos, pero en 1998 consuman su descenso al finalizar penúltimos de grupo.

De Mono Burgos a Matallanas

Desde entonces, la entidad cayó en un pozo que llegó incluso a amenazar la existencia del equipo: en 2006 los blanquinegros descendieron a Tercera, y sin plantilla profesional cayeron en 2008 a Primera Regional. En la temporada 2009/10, el club renueva el proyecto con un cambio total de la directiva tras una moción de censura y se crea un equipo para ascender a Tercera división en dos años. Con Germán “el Mono” Burgos debutando profesionalmente como primer entrenador, un año antes de ser llamado por el Cholo Simeone, y contando entre sus jugadores con el conocido periodista Carlos Matallanas antes de que le diagnosticaran ELA, consigue ese mismo año el ascenso a Preferente. Actualmente milita en la categoría de bronce del fútbol español.

Durante el año 2016 el club conmemora su Centenario al cumplir 100 años de historia el 8 de Septiembre de ese año y puede presumir de hacerlo como uno de los grandes. Se editó un libro, un himno del centenario -la colaboración del productor Kacho Casal- e incluso se disputó el Triangular “Los 3 centenarios” con los veteranos del club, Real Madrid C.F. y Atlético de Madrid.

La Mina, mucho más que un estadio

Pero si hay algo que simboliza a este club y que es quizás su mayor patrimonio sentimental, es su mítico estadio. En el mismo lugar donde ahora se levanta el estadio del RCD Carabanchel, hace 105 años pastaban las ovejas. La fuente de La Mina daría nombre al campo de fútbol más antiguo de Madrid (el Bernabéu y el Calderón llegarían tiempo después), que pertenece a un club que puede presumir de pertenecer al selecto grupo de los centenarios.

El estadio fue renovado por completo en el año 2009 tras el acuerdo del Club con la Concejalía de Carabanchel. Gracias a ello se dio un gran salto cualitativo ya que se construyó un nuevo graderío, nuevos vestuarios y dependencias y nuevo campo de césped artificial. A raíz del acuerdo de patrocinio firmado con Axpo en 2019, el campo cuenta con un sistema de iluminación LED.

Pero además de fútbol, este estadio esconde un sinfín de anécdotas como el paso por su césped de Tony Leblanc, que les quitaría un ascenso gracias a parar un penalti siendo portero del Chamberí o la que lo llevó a convertirse en plató televisivo. Buscaba unos vestuarios humildes y los encontraron. En 2004, los productores de la serie Los Serrano, Emilio Aragón y el marido de la actriz Belén Rueda, se quedaron con el campo del Carabanchel y con parte de su plantilla del juvenil B para grabar varios capítulos. En el capítulo titulado “Enhorabuena por el programa”, Raúl (Alejo Sauras) acudía a un programa de radio por su magnífica actuación en un partido en el que Fiti (Antonio Molero) sustituía como entrenador del equipo a Diego (Jesús Bonilla) y Marcos (Fran Perea) se quedaba en el banquillo.

Yo sólo he sido un soldado anónimo más dentro del fútbol español. Pero aprendí mucho del deporte y de la vida picando piedra en La Mina, y eso lo llevo en el expediente como la mayor de las condecoraciones. Mientras alguien persiga un balón con ese escudo en el pecho, infinitas historias como la mía seguirán vivas”, escribió Carlos Matallanas en el diario AS con motivo de su centenario y, sin duda es la mejor forma de expresar lo que supone un club que está por encima del fútbol.