Deportes

Un buen Real Madrid no es suficiente contra el poderoso Barcelona (1-3)

Las chicas de Toril se adelantaron con el gol de Olga Carmona, pero en la segunda parte las azulgranas remontaron con dos tantos de Alexia Putellas en el histórico partido de cuartos de la Champions

Alexia Putellas y Claudia Zornoza pelean por un balón balón en el histórico partido de la Champions entre el Real Madrid y el Barcelona
Alexia Putellas y Claudia Zornoza pelean por un balón balón en el histórico partido de la Champions entre el Real Madrid y el Barcelona FOTO: Manu Fernandez AP

Donde el fútbol no llegue que lo haga la intensidad, y así el Real Madrid logró que la histórica eliminatoria de cuartos de final de la Champions que jugaba contra el Barcelona tuviera momentos de igualdad. No es que el equipo de Toril no posea esa calidad, pero hoy por hoy es muy difícil competir con las azulgrana por muchas bajas que tengan. Eran muy favoritas las chicas de Jonatan Giráldez, pero pronto descubrieron que no lo iban a tener nada fácil y en una llegada con espacios Esther González dividió a la defensa rival para asistir a Olga Carmona y que diera la sorpresa con un tiro cruzado y muy preciso. En ocho minutos, el equipo blanco, que esta vez vestía de negro, estaba por delante.

Se esperaba la reacción del campeón de Europa y llegó, pero sólo a medias en la primera mitad. Tuvo un rato de acoso y mando, pero apenas generó peligro de verdad. Sólo un tiro lejano de Patri Guijarro y un cabezazo de Jenni Hermoso. Demasiado poco, con jugadoras como Alexia Putellas tapadas, perseguidas, agobiadas, y otras como Rolfö un poco aceleradas. Se defendió el Madrid con orden en esos momentos, pero no se quedó ahí. Buscó más y encontró un tiro al palo de Esther y otro remate que obligó a la mejor intervención de Sandra Paños. Las peleó todas arriba y muchas las ganó. En realidad, todas lucharon y salieron a la contra en cuanto encontraron espacios. También cuando pudieron se lanzaron a presionar arriba y recuperaron muchas pelotas. Viendo que no sufría en exceso, fue un equipo atrevido el Real Madrid, que estaba por primera vez en una eliminatoria de este tipo.

Las futbolistas del Barça, en cambio, están curtidas ya en mil batallas y en la segunda parte sí consiguieron por fin jugar sólo en una dirección. Antes tuvo que intervenir el VAR para señalar un penalti de Olga Carmona a Graham. Una jugada muy justa que la árbitra finlandesa fue a ver a la pantalla para decir que sí. En cámara lenta parece más de lo que sucedió en realidad, pero contacto hay. No perdonó la Balón de Oro, Alexia Putellas, engañando a la portera Misa. Se enfadó mucho Toril con la acción.

A partir de ese momento ya sí hubo sólo un equipo en el césped. Metió el Barcelona muy atrás a su oponente, no le dejaba salir ni con pases cortos ni en largo buscando a Esther. Claudia Pina falló la primera, clarísima, que mandó alto por echar el cuarpo para atrás al golpear, pero la segunda la tenía cómoda dentro del área y su tiro cruzado dio la vuelta al marcador. Se mascaba el gol en cualquier acción. Salvó un par de ellos Misa, pero el Barça insistió hasta el último minuto, cuando Alexia Putellas y su sutileza dejaron la eliminatoria casi resuelta.

FICHA TÉCNICA

1 - Real Madrid: Misa; Lucía Rodríguez (Kenti Robles, min 78), Peter, Rocío (Ivana Andrés, min 65), Svava; Abelleira, Zornoza; Athenea, Oroz (Nahikari, min 78), Carmona (Moller, min 65); y Esther González.

3 - Barcelona: Paños; Marta Torrejón, Pereira (Paredes, min. 62), Mapi León, Ouahabi (Claudia Pina, min. 46); Bonmatí (Engen, min. 85), Guijarro, Putellas; Hansen, Hermoso y Rolfö.

Goles: 1-0 (min.8): Carmona. 1-1 (min.52): Putellas. 1-2 (min.79): Claudia Pina. 1-3 (min. 93): Putellas.

Árbitro: Lina Lehtovaara (Finlandia). Mostró cartulina amarilla a Bonmatí, Ouahabi, Carmona, Abelleira y Esther.

Incidencias: encuentro correspondiente a la ida de los cuartos de final de la UEFA Women’s Champions League disputado en el estadio Alfredo Di Stéfano ante 3.318 personas. Resto de resultados: Bayern, 1-PSG, 2; Juve-Lyon y Arsenal-Wolfsburgo, hoy.