Fútbol

Mundial de Qatar 2022: España deslumbra con una goleada histórica en el debut (7-0)

Todo fue perfecto para la selección de Luis Enrique, que a la media hora ya había resuelto el partido

España comienza el Mundial con la autoridad que a otros es ha faltado. Despejó la posibilidad de que llegaron los nervios con una goleada temprana ante Costa Rica. Un abuso de poder, prácticamente, que hace de la Roja como una de las selecciones más atractivas del torneo hasta el momento.

La Roja es un equipo que desafía a la lógica, como demuestra el quinto gol. Un centro desde la banda de Morata que remató Gavi con el exterior. El nueve que juega con el 7 dio el pase de gol al centrocampista que juega con el 9. Puede parecer la vida al revés, pero funciona.

Cambió el uniforme la selección, se olvidó del pantalón azul para cambiarlo por el rojo. Y algunos jugadores cambiaron de sitio. Rodri, señalado como el heredero de Busquets, parece haber encontrado su sitio en el centro de la defensa para convertirse en el compañero de Laporte. Y Asensio se confirma como la alternativa que más le gusta al seleccionador cuando no quiere jugar con un especialista de nueve.

Pero todo lo fundamental sigue igual. Inmutable .La personalidad y el fútbol de la selección de Luis Enrique fueron los de siempre. Sin un especialista para jugar de nueve, pero aprovechando ese espacio para que Dani Olmo y Marco Asensio liquidaran a los costarricenses en 20 minutos. Sin posibilidad de repetir los errores de Alemania y de Argentina en el debut.

A la media hora ya había metido España tres goles y todos habían llegado desde la banda izquierda que manejaba Jordi Alba. El lateral del Barcelona participó en los tres goles. De manera más indirecta en el primero, donde encontró la despejada la posición al borde del área que ocupaba Gavi para dar el pase del gol a Dani Olmo. El delantero del Leipzig resolvió con un control orientado y una vaselina delante de Keylor Navas el enredo que había generado la pelota entre los defensas costarricenses.

España encontró el agujero entre las dos líneas defensivas que planteaba el equipo centroamericano para sentenciar el partido. Los jugadores españoles que pasaban por ahí se colaban entre la rigidez del sistema defensivo que planteó el seleccionador, Luis Fernando Suárez. Y ahí, otra vez, Asensio recogió el pase de Alba para marcar el segundo.

Volvió a participar en el tercero, un penalti que le hicieron que transformó Ferran Torres. Jordi Alba se exhibió, con España volcada hacia su costado. Por si hubiera algo que demostrar ante la convocatoria de Balde, el futbolista que le ha dejado en el banquillo durante muchos partidos esta temporada en su equipo.

Pero poco tiene que demostrar el veterano lateral del Barcelona y menos a su seleccionador, que sonreía cuando lo recibía en el banquillo después de sustituirlo por Balde. El resultado permitía a Luis Enrique dar descanso a sus capitanes y ahorrar esfuerzos para el partido del domingo contra Alemania. Se fue Alba y un poco más tarde, Busquets. Los premios eran para Balde, que se estrenaba en la selección y en un Mundial a la vez y para Koke, uno de esos futbolistas fundamentales que a Luis Enrique le gusta cuidar. Como a Morata, que también se estrenaba en un Mundial.

Eran muchos los debutantes en una Copa del Mundo, pero no se le notaba a España. Demostró que los goles pueden llegar de muchas maneras. Los extremos, tan importantes en esta selección, marcaron los cuatro primeros –Ferran repitió en el cuarto, y despejaron las dudas sobre la capacidad goleadora de España. Pero todos se animan, porque después del tanto de Gavi llegó el de Carlos Soler, porque los centrocampistas también suman.

Costa Rica bastante tenía con intentar contener el huracán que se le venía encima, pero fue imposible para ellos evitar una goleada histórica. Keylor Navas se desesperaba con cada gol deseando que fuera el último.

Pero todavía le quedaba el gol de Morata, el gol que alejaba todos sus fantasmas después de haberse quedado fuera del Mundial de Rusia y de la alineación del debut en Qatar. Marcó el séptimo en un remate con la izquierda para completar la mayor goleada de España en un Mundial.

El 6-1 contra Bulgaria en Francia 98, en el último partido de primera fase era la mejor marca hasta ahora. Pero aquello no servía para nada más que para marcharse a casa con una victoria. La de Costa Rica marca los cimientos de una selección que ilusiona con algo grande en Qatar.