Fútbol

Bombazo desde Bélgica: el nuevo futuro de Hazard y el Real Madrid

El futbolista belga no ha contado para Ancelotti en los dos partidos de la Supercopa, pese a que ya no está lesionado

Hazard escucha a Ancelotti en un entrenamiento del Real Madrid
Hazard escucha a Ancelotti en un entrenamiento del Real Madrid FOTO: ALBERT GEA REUTERS

Hazard estuvo en Arabia Saudí con el resto de la expedición blanca, pero apenas se le vio. No cuenta para Ancelotti en los días importantes, es el suplente del suplente en el ataque. El primer partido lo jugó Asensio y como estaba lesionado para la final, la disputó Rodrygo. En ningún momento entró Hazard en los planes de Ancelotti. Pese a que el entrenador italiano asegura que en la segunda vuelta va a ser un jugador importante, porque hay muchos encuentros y son decisivos, luego en los días que de verdad importan, cuando quieren jugar todos, Hazard no tiene sitio.

Por las redes sociales ha circulado una imagen de la celebración del trofeo en el que se ve a todos los jugadores del Madrid en torno a la copa, felices y el único que no parece contento es Hazard. Aunque puede ser una imagen momentánea, un gesto que a lo mejor no refleja su estado de ánimo, lo cierto es que el papel del belga en el Real Madrid es testimonial. Las esperanzas que había en él y que renacen cuando juega unos buenos minutos o consigue marcar un gol son cada vez menores y puede que lo que se esté pensando es cómo colocarlo en el mercado.

Según Sacha Tavolieri, periodista que sigue la información de la selección belga, la situación de Hazard en el Real Madrid es insostenible para el futbolista, que quiere jugar más minutos y confianza, algo que en el club blanco no va a poder ser porque ya no está en los primeros puestos de la jerarquía, esos que permiten tener días malos sin que se paguen las consecuencias. Así que, según este periodista, Hazard se quiere marchar del Real Madrid durante el mercado invernal. Según él ha habido dicrepancias entre los médicos y el club. Los primeros quería que se operase; el segundo quería que jugase para que no perdiera caché. El caso es que no hay solución porque de ninguna manera recupera Hazard su explosividad. Ya tampoco él cree que pueda competir contra Vinicius, al que ahora tiene a años luz, pero tampoco con Rodrygo o Asensio, sus teóricos rivales. Hazard, a no ser que cambie mucho, está también muy lejos de ellos.