MENÚ
lunes 16 julio 2018
10:18
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

La sorpresa Potter Jr. terminó siendo una realidad

El golf tiene a veces esos toques de fantasía, sorpresa y de rotura de estadísticas que tan emocionantes le hacen y que logran que jugadores descartados totalmente en las quinielas consigan títulos y que los mejores del ranking se queden con cara de circunstancias

  • Ted Potter, con el triunfo
    Ted Potter, con el triunfo

Tiempo de lectura 2 min.

12 de febrero de 2018. 14:19h

Comentada
12/2/2018

ETIQUETAS

El AT&T Pebble Beach Pro-Am ha terminado y con él se ha engrandecido la figura de Ted Potter Jr., un jugador no acostumbrado a estar en la primera fila pero que ha sabido sustentar su triunfo en un glorioso sábado y en un domingo de contención.

Potter Jr. lograba el sábado 62 golpes, demostración de autoridad y pegada para, esta última jornada, redondear un gran fin de semana con 69, (cuatro birdies y un bogey) y un total de -17. Su ventaja final se fue a los tres impactos respecto a otra sorpresa, el segundo puesto de un Phil Mickelson que ha realizado un gran torneo y que ha terminado mucho más arriba de lo que suele, aunque sin terminar de inquietar a su compatriota.

Con los greenes muy rápidos, Potter Jr. ofrecía uno de sus mejores rendimientos, logrando encauzar sus cuatro birdies en tan solo 6 hoyos y aguantando la segunda mitad de la vuelta con todo pares. Sin ostentaciones pero también sin fallos, y ello le ha llevado, además, a conseguir billete para el Masters.

El otro gran candidato, DDustin Johnson, perdía fuelle conforme pasaban los hoyos (72 golpes), al tiempo que lo ganaba, aunque no de manera definitiva, JJason Day (70). Ni uno ni otro podían aguar la fiesta de un Potter entregado a la causa, que los dejaba a tres golpes, en el grupo perseguidor.

El peor parado, sin duda, era JoJon Rahm. n su esencia habitual, sin inspiración, sin acierto y casi sin golf. No encontraba resquicio para atacar y sus tiros se iban siempre a la peor opción, esa que al final le hizo terminar con 76 golpes (cuatro birdies, seis bogeys y un doble bogey) y con un juego que, del 10 al 18, fue inexistente.

Mal sabor de boca para él, quizá por el cansancio de acumular cuatro semanas seguidas sin parón. Toca resetear y ajustar la mirilla, puesto que ni en el Farmers Insurance Open (29º) ni ahora en Pebble Beach (26º) se le ha dado bien la terminación.

¿Ansiedad por el número 1? Quizá eso sea lo que le barrunta demasiado en la cabeza y le perjudica y atraganta. Debería dejar de pensar en ello a pesar de que diga que no lo hace y que no le obsesiona, pero lo cierto es que parece que no le está viniendo nada bien y la presión que se autoimpone es, en ocasiones, excesiva.

A Rafa Cabrera Bello la concluisón se le dio de igual manera: autor de 72 golpes que, igualmente, le hicieron bajar varios puestos para quedar frenado en el 26 junto con Rahm y otros como Steve Stricker o James Hahn.

@g@golfcom Golf Confidencial

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs