Deportes

La mejor versión de Estados Unidos acaba con el sueño de España

Se impuso por 81-95 en un partido en el que Ricky durante muchos minutos se quedó solo. Pau y Marc no anotaron. Durant, con 27 puntos, fue letal

Ricky Rubio anotó 38 puntos ante Estados Unidos
Ricky Rubio anotó 38 puntos ante Estados UnidosCHARLIE NEIBERGALLPool via REUTERS

Otra vez Estados Unidos. Otra vez en cuartos de final como en Atenas 2004. El sueño de Pau Gasol y de España se topó con el verdugo habitual de la selección en los Juegos. Desde Los Ángeles a Tokio, los yanquis han sido el límite para el baloncesto español. Un monumental partido de Ricky Rubio (38 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias) no fue suficiente ante el talento de los estadounidenses. La derrota ante Eslovenia condenó a un cruce que liquidó la trayectoria de España en Tokio y cerró la trayectoria de Pau en la selección.

La tendencia de España en el torneo se agudizó en un arranque en el que Ricky tuvo que acudir al rescate de la selección. La defensa de Estados Unidos es una incesante búsqueda del balón. Hay muchas manos para conseguir robos que propicien canastas fáciles y para resolver ese jeroglífico Ricky asumió todas las responsabilidades. Con Marc otra vez desaparecido -Pau entró en pista antes que nunca-, Ricky se convirtió en el único argumento de España para avisar a los Estados Unidos que el partido era muy serio. Lanzó ocho tiros de campo en los ocho primeros minutos y cuando Scariolo le dio una tregua ya había anotado 13 puntos ante todo tipo de defensores y con toda clase de lanzamientos. La salida desde el banquillo de Sergio Rodríguez, Llull y Willy revitalizó a la selección. Ricky ya no estaba solo.

Después de un mal primer cuarto en el lanzamientos de tres (1/7), el Chacho abrió la veda. Un par de acierto asentaron a España y sembraron las dudas en los estadounidenses. Al acierto exterior del base y al descaro de Llull se sumó el mejor Willy desde su debut hace seis años con la selección. El pívot estuvo soberbio en ambos lados de la cancha. Como si se quisiera reivindicar ante sus compañeros NBA. Con él, el dominio en el rebote se multiplicó (29/18 al descanso con 9 ofensivos incluidos). España mandaba por dentro con autoridad y sin los hermanos Gasol. La buena defensa de la selección se traducía en media docena de tapones y la selección volaba (41-29). Durant acudió al rescate. Lo hizo con un triple imposible que derivó en un parcial de 3-14 para llegar al descanso (43-43).

El alero de los Brooklyn Nets no se quedó ahí. Su tercer cuarto fue una pesadilla. Anotó un par de triples para empezar; Devin Booker se animó y Estados Unidos tomó el mando con un parcial de 2-10 (45-53). Con viento a favor, el equipo de Popovich es otro. Compartieron el balón con mucho criterio y como de talento van sobrados enviaron a España a la lona. De la máxima diferencia favorable a España en el segundo parcial (+12) se pasó a un inquietante 49-65. Ahí volvió Ricky. Sus 14 puntos en el tercer cuarto tuvieron la ayuda de un quinteto inédito. Con cuatro pequeños (Ricky-Chacho-Rudy-Abrines) y Willy, España se rebeló (63-69).

Al antídoto planteado por Scariolo, Estados Unidos aplicó la misma respuesta: movimiento de balón y acierto exterior. En vez de Durant aparecieron Lillard y Tatum. El más díficil todavía era un 66-81 a menos de siete minutos para el final. Garuba reemplazó a Willy en busca de una defensa con continuos cambios que alterase a los estadounidenses. Con Ricky peleando contra el mundo, España terminó rendida. Con los hermanos Gasol en el banquillo, el sueño de otra medalla olímpica se esfumó.

81. España (21+22+20+18): Rubio (38), Rudy (0), Abalde (0), Claver (8) y Marc (0) -quinteto inicial-, Pau (0), Abrines (0), Rodríguez (16), Llull (7), Garuba (3) y Willy (10).

95. Estados Unidos (19+24+26+26): Lillard (11), Holiday (12), Booker (9), Durant (29) y Adebayo (5) -quinteto inicial-, Lavine (10), Green (4), Middleton (2), Tatum (13) y Grant (0).

Árbitros: Locatelli (Bra), Rosso (Fra) y Weiland (Can). Sin eliminados.

Incidencias: segundo partido de cuartos de final del torneo masculino disputado en el Saitama Super Arena.