Deportes

Quiso abandonar Osasuna por el rechazo que sintió tras lucir una camiseta de VOX

Chimy Ávila, delantero de Osasuna, lució una camiseta de Santiago Abascal, líder de VOX.

Chimy Ávila con Osasuna.
Chimy Ávila con Osasuna. FOTO: Villar López EFE

Aunque Chimy Ávila se siente muy identificado con la afición de Osasuna, vivió un episodio desagradable con su hinchada. Aunque el argentino reconoce que no le interesa la política, lució una camiseta en la que salía Santiago Abascal, líder de VOX, y una frase de éste. Por ello fue duramente criticado por la afición osasunista.

Cuestionado por lo sucedido con su polémica camiseta de VOX en una entrevista en El Larguero, Chimy Ávila señalaba: “Me dio rabia. Solo lo sabe mi familia, pero he llorado algunas noches. Me defendí porque no sabía donde me metía; si hubiese querido mostrar la camiseta, me hubiese puesto de frente, no de lado. Salía al campo con público, estaba mi familia ahí, y yo me hice el corazón duro. Lo he hablado con mi mujer y agente, incluso le pedí hablar con Osasuna para salir del club. Aun así, me senté un día mientras preparaba un mate y pensé: ‘si me voy, les voy a dar la razón a quienes no me creyeron’. Entonces, me planté y defendí mi palabra, que era la verdad. Siempre lo digo: deje el colegio en séptimo grado y yo juego al fútbol, no me interesa la política. Tengo a mi familia, y se iba cada tres meses a Argentina para tener todos los papeles en regla. No defiendo ni la izquierda, ni la derecha, ni el centro, ni lo de dentro. Mi trabajo es el fútbol, es lo que le da de comer a mi familia. Solo defiendo a mi equipo”.

La camiseta de VOX de Chimy Ávila

El argentino subió a sus redes sociales una imagen en la que aparecía con una camiseta en la que se veía una silueta del líder político fumando un puro y esta frase: “El miedo es una reacción. El valor, una decisión”.

Tras las críticas recibidas, Chimy Ávila publicaba el siguiente mensaje: “Hoy metí la pata subiendo a mis redes una foto con una camiseta que ha ofendido a muchas personas. Lo siento. Fue un regalo que me hicieron con una frase con la que me identifico mucho y no pensé que podría tener todas las implicaciones que ha tenido para algunas personas. Ni sé de política, ni me interesa. Mis únicas pasiones son el fútbol y mi familia. No era mi intención ofender y pido disculpas”.

Arrasate, técnico de Chimy Ávila, dijo tras las críticas que recibió éste por parte de su afición: “Personalmente no me gusta que a un jugador mío le hagan eso. Si vamos todos juntos somos mucho mejores”.