Deportes

Nadal o cuando una victoria en primera ronda es lo de menos

El lado del cuadro de Rafa ha quedado despejadísimo entre sorpresas (derrotas de Querrey y Aliassime) y bajas por coronavirus (Cilic y Berrettini)

Nadal, después de un resbalón en el partido ante Cerúndolo
Nadal, después de un resbalón en el partido ante Cerúndolo FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Los jugadores siempre lo niegan, pero el sorteo del cuadro en los torneos más importantes conlleva unos cálculos sobre el hipotético camino de los favoritos para alcanzar el segundo fin de semana. En la hoja de ruta de Rafa por la parte baja del cuadro había numerosas amenazas. Pues bien, después de la primera jornada de Wimbledon un importante número de las raquetas más peligrosas ya no están en Londres. Entre derrotas y bajas por coronavirus, el lado del cuadro de Nadal ha quedado sorprendentemente despejado.

El último en decir adiós fue el canadiense Felix Auger-Aliassime, sexto cabeza de serie, que vivió una debacle ante el estadounidense Maxime Cressy [6-7 (5/7), 6-4, 7-6 (11/9) y 7-6 (7/5)]. El canadiense era el posible rival de Rafa en cuartos de final, pero se pegó un batacazo en primera ronda y se une a la lista de cañoneros que estaban en el camino del español y que ya no están en el torneo, como Sam Querrey, eliminado y que podía aparecer en segunda ronda, y Marin Cilic y Matteo Berrettini, contagiados de covid.

Pese a conectar 28 saques directos y 64 golpes ganadores, a Auger-Aliassime se le escapó el partido en una rotura y dos igualados desempates. El canadiense venía de ganar a Nadal en Hurlingham y era uno de los grandes favoritos de su cuadro. También había hecho cuartos de final en Halle y en Roland Garros alcanzó los octavos, donde empujó a Nadal hasta los cinco sets, algo que solo han logrado tres tenistas en la historia del torneo parisino.

Si había una raqueta que aparecía como alternativa al favoritismo de Djokovic, ésa era la de Mateo Berrettini. El italiano se presentaba en Londres con un balance en hierba de 31/3 desde 2019 y habiendo ganado los torneos de Halle y Stuttgart. Pues resulta que tras el positivo por coronavirus de Marin Cilic, el siguiente en caer fue el italiano.

La edición en la que Wimbledon estaba recuperando la normalidad ha sufrido un duro varapalo en los dos primeros días de competición. Marin Cilic, decimocuarto cabeza de serie, fue el primero en anunciar su positivo. El croata, finalista en estas pistas en 2017, podía haber sido el rival de Rafa en los octavos de final. La baja del balcánico va más allá de su simple ausencia y es que cuatro días antes de comunicar el resultado positivo, Cilic y su equipo estuvieron entrenándose en la pista central con Novak Djokovic. La amistad entre los dos jugadores balcánicos y sus respectivos grupos de trabajo se evidenció con la efusividad con la que se saludaron, abrazaron y mantuvieron conversaciones en La Catedral