Economía

La última propuesta sindical: compartir cotizaciones con tu cónyuge

UGT propone repartir la contribución a la Seguridad Social entre parejas cuando la mujer lo necesite para completar su pensión

Los ciudadanos siempre reclaman que sus dirigentes sean creativos en sus propuestas y que aporten soluciones a sus problemas directos. Y las pensiones -con su mantenimiento y sostenibilidad en entredicho- es uno de ellos. De este modo, y ante la interinidad del Gobierno en funciones, que ni siquiera tiene capacidad para aprobar en estos momentos una subida para el año que viene, UGT ha lanzado una propuesta que, por novedosa, sorprende en su concepción: que los cónyuges compartan las contribuciones de la Seguridad Social en el que caso de que las mujeres deban elevar su base de cotización para cobrar más en su jubilación. En concreto, UGT propone que los hombres repartan sus cotizaciones a la Seguridad Social con sus mujeres cuando éstas se hayan reducido la jornada laboral para el cuidado de los hijos o de familiares. Esta es una de las medidas presentadas por el sindicato con el objetivo de rebajar la brecha de género en pensiones, situada en el 34,6%, un porcentaje superior incluso superior al de la brecha salarial laboral, cifrado en el 23%.

El sindicato, que quiere llamar la atención sobre este tipo de casos, salpicados por la precariedad, pretende aplicar esta medida para las trabajadoras que piden una reducción de jornada y su pareja continúa trabajando a tiempo completo. Para que la pensión de la mujer no se vea perjudicada proponen la posibilidad de que ambos miembros de la pareja puedan repartirse lo cotizado. Esta, y otras propuestas, fueron presentadas en un informe por la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas. Su intención es intentar reducir la brecha de género en este tipo de prestaciones. Las pensionistas que han cotizado en el Régimen General cobran de media un 34,6% menos que los varones -unos 6.000 euros anuales menos-. El sindicato pretende poner orden en casos muy concretos pero que suelen estar generalizados: mujeres a las que les faltan muy pocos días o meses de cotización para tener derecho a una pensión. La única duda que surge es si esta propuesta fomentará lo que no se pretende: que sea la mujer la que se acoja siempre a las reducciones de jornada.

Pero UGT va más allá, y apuesta también por otras medidas, como que se recupere, a efectos de cotización, el periodo de tiempo que antes de los años 80 del siglo pasado declararon las mujeres al Servicio Social, al que estaban obligadas si querían sacarse el carnet de conducir o incluso acceder a un trabajo. En el informe presentado por Antoñanzas, advierte de que las pensiones de las mujeres tienen un importe medio inferior en todos los regímenes, salvo en las de viudedad, en la que cobran más que los hombres (731 euros ellas y 509 euros ellos). Las madrileñas son las que tiene las prestaciones más altas; las extremeñas, las más bajas. La brecha de género más elevada se encuentra en Asturias (47,19%), al estar la mayoría de las pensiones de los hombres vinculadas a la mina y a la siderurgia. El sindicato mantiene su demanda de ligar la subida de las pensiones al IPC.