La caída del paro se estanca, apenas siete décimas en el último año

El desempleo se redujo en 112.400 personas en 2019, el menor descenso anual desde 2012

La ralentización del mercado laboral en España es un hecho. El desempleo apenas se redujo en 112.400 personas en los últimos doce meses, el menor descenso anual desde 2012, según la Encuesta de Población Activa (EPA). El mercado de trabajo español del último trimestre del año pasado arrastraba todavía la inestabilidad política provocada por la persistencia de un Gobierno en funciones y con un clima económico de la eurozona en el que el temor a un enfriamiento generalizado de la economía ha lastrado la creación de empleo. Por ello, todos los analistas auguraban un nuevo pinchazo en la evolución del empleo en consonancia con los últimos datos de la EPA publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Y así ha sido en parte.

Aunque el empleo no ha entrado en cifras negativas, la evolución sigue a la baja. Pese a que la creación de puestos de trabajo aumentó en 402.300 personas durante 2019, esta cifra supone el menor incremento anual desde 2013, cuando España destruyó 204.200 empleos. No puede hablarse por tanto de buenos datos. Desde 2014, cuando se inició la recuperación económica, la evolución ha sido siempre positiva hasta ahora, aunque en 2019 se ha producido la menor subida desde que se volvió a la senda de creación de empleo: 566.200 ocupados más en 2018, 490.300 en 2017, 413.900 en 2016, 525.100 en 2015 y 433.900, en 2014. La ocupación creció en 2019 a un ritmo del 2,06 %, prácticamente un punto menos que en 2018 (2,98%), situándose en 19.966.900 personas, con una tasa de variación trimestral del empleo del 0,47%.

Tasa de paro por comunidades autónomas en el cuarto trimestre de 2019 (INE) EPDATA 28/01/2020 FOTO: EPDATA

En cuanto a las cifras de paro, con el mínimo descenso logrado en el pasado ejercicio son ya siete años consecutivos los que se encadenan con bajadas, pero el último dato se sitúa muy lejos del logrado en 2015, cuando el número de desempleados cayó en 678.200 personas en 2015, el mayor registro de la serie histórica. En términos relativos apenas bajó 7 décimas el último trimestre, en 22.500 personas, para alcanzar un número total de parados de 3.191.900. Pese a esta ralentización, las cifras de 2019 devuelven al mercado laboral a niveles similares a los de finales de 2008, que cerró con 20 millones de ocupados y 3,2 millones de parados.

En cuanto a la población activa -las personas que trabajan o buscan empleo- también siguió aumentando en 2019 con 290.000 personas más hasta alcanzar los 23,15 millones, lo que eleva la tasa de actividad al 58,74%.

Por sectores, el empleo subió en los servicios, con 374.600 ocupados más, en la industria, con 55.400 y en la construcción, con 4.000, pero bajó en la agricultura, en 31.700 personas. Por regiones, casi todas sumaron ocupados en 2019 con Madrid (138.900 personas), Cataluña (87.000) y Andalucía (45.800) a la cabeza. Castilla-La Mancha terminó el año con 5.900 ocupados menos.

En variación anual, el número de asalariados creció en 392.500 -el empleo indefinido aumentó en 414.200 personas, mientras que el empleo temporal se redujo en 21.600- mientras que el trabajo por cuenta propia subió en 7.500 en 2019. El empleo se incrementó en 360.000 personas en el sector privado y en 42.300 en el público.