Economía

Los autónomos recortan plantilla por primera vez desde 2011

“La desaceleración, la inestabilidad y la incertidumbre están pasando factura al colectivo y eso se ve reflejado en el empleo que crean”, explica Lorenzo Amor, presidente de ATA

La reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) “no puede esperar”, dijo el presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad, en la pasada reunión social con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Los datos lo demuestran y el futuro incierto del colectivo de trabajadores por cuenta propia está todavía por ver. Como refleja el último informe de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), los autónomos han recortado el número de asalariados a su cargo en 2019 por primera vez desde 2011. Concretamente, la cifra descendió el 1,1% hasta los 877.208 empleados. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, achaca este resultado a “la desaceleración, la inestabilidad y la incertidumbre”, entre otras cosas, que “están pasando factura al colectivo y eso se ve reflejado en el empleo que crean”. Malas noticias, ya lo dice Amor. Y es que “desde 2011 el empleo que está bajo el paraguas de los autónomos ha ido creciendo y en 2019 se ha revertido la tendencia”, lamenta el presidente de ATA.

No obstante, no ha sido únicamente la cifra de asalariados la que ha caído. La cantidad de autónomos empleadores también cayó un 1,3% hasta los 428.465. De esos, tenían un trabajador contratado 222.683 autónomos (el 1,4% menos que en 2018); dos trabajadores, 90.940 (el 1,2% menos); tres trabajadores, 45.455 (el 0,7% menos); cuatro trabajadores, 24.936 (el 1,1% menos), y cinco trabajadores o más, 44.551 (el 1,8% menos), según los datos recogidos por ATA. Pese a esto, el RETA cerró 2019 con más de 3 millones de cotizantes, cerca de 14.300 autónomos más que el año anterior.

A esta temblorosa situación de los autónomos se suma la generación del falso empleo parcial y la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Dos cuestiones que también afectan tanto a la cartera del Ministerio de Economía, como a la del Ministerio de Trabajo y por las que también se han hecho notar las voces de los autónomos. Sobre ambas, el presidente de las agencias de colocación Asempleo, Andreu Cañas explica que “desde la Inspección (de Trabajo) han detectado que, en algunos casos, alguna contratación de jornada a tiempo completo se ha pasado a tiempo parcial y que esto está sugiriendo un cierto auge del empleo no declarado y economía sumergida en el caso del tiempo parcial”. En cuanto a la subida del SMI en 2020, asunto en el que incide Cañas, dice que es “perfectamente asumible”, aunque si que advierte de que puede afectar a los acuerdos de los convenios colectivos este año, “tensionando al alza” la negociación de las franjas intermedias de las tablas salariales.

Tras un cuarto trimestre algo mejor de lo esperado para el empleo, el mercado laboral continuará creciendo en 2020, dice el líder de la patronal de las agencias de colocación, aunque podría verse afectado por el alcance de las medidas laborales que aún faltan por concretarse, lo que podría impactar en la contratación y nuevos proyectos de las compañías. Cañas también señala que el crecimiento del mercado laboral rondará entre el 1,2% y el 1,3% en el primer trimestre del año, y después de ese periodo “podría producirse una inflexión al alza, aunque dependerá de la intesidad de las medidas fiscales”.