El campo colapsa las carreteras y culpa a Iglesias

Sin medidas concretas tras la reunión con Díaz y el vicepresidente. Asaja, COAG y UPA piden compensaciones por la subida del SMI

Los tractores de los «agricultores al límite» dejan su huella en las carreteras españolas. Las cargas contra los manifestantes de la Agroexpo de Don Benito (Badajoz) fueron el germen que ha propagado el descontento del campo español por la baja rentabilidad de los cultivos, una condición que les impiden hacer frente a la doble subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). El sector agrícola encadena así cuatro semanas de protestas para reivindicar medidas urgentes que garanticen precios dignos. La voz de las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA fue silenciada la semana pasada al ser excluidas «con nocturnidad y alevosía» de la mesa de negociación de las peonadas y subsidios, en la que sí participaron CC OO, UGT y el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), próximo a Podemos. Pese a que la ministra de Trabajo,Yolanda Díaz, negó el rechazo y emplazó a las asociaciones a que dialogaran este martes, el desencuentro caldeó las relaciones entre el Gobierno y el campo español, que cortó varias carreteras en Extremadura y Andalucía, entre las que destacaron la A-5 y A-66.

Alrededor de 5.000 agricultores extremeños, con unos 800 tractores, cesaron sus labores de producción para apoyar las protestas convocadas por las organizaciones agrarias para denunciar el encarecimiento de los costes y exigir medidas que garanticen el futuro de la actividad. Según el balance de la Delegación del Gobierno en Extremadura, los cortes transcurrieron con normalidad, aunque en algunos casos no se cumplieron los tiempos y lugares establecidos. Tras cuatro horas de bloqueo, la A-66, a su paso por Almendralejo, concentró a 600 personas y 120 tractores. En este punto, los cortes se produjeron una hora antes de lo fijado y en ambos sentidos de la circulación, cuando estaba autorizado solo uno. En la N-432, en el cruce de Berlanga y Valverde de Llerena, se congregaron un millar de personas y 175 tractores, y se registró el incendio de un tractor en desuso localizado fuera de la vía. En la A-5, a la altura de Navalmoral de la Mata, los agricultores cortaron la autovía con ramas de tabaco. En último lugar, la A-66, en Hervás, sufrió cortes en ambos sentidos y se quemaron unas retamas en la mediana, aunque sin incidencias mayores.

Los ánimos no terminaron de calmarse tras el resultado de la reunión que tuvo lugar en el ministerio de Trabajo. Pedro Barato, presidente de Asaja, anunció un día antes del encuentro que la asociación deseaba conocer «cómo se compensa» la subida del SMI, que, a su juicio, pasa por beneficios en las cotizaciones a la Seguridad Social. Tras ser excluido de la primera reunión, Barato tildó al vicepresidente Pablo Iglesias de «caprichoso» al que le gustan «las fotos». Pese a que Iglesias dio la «razón» al sector en sus protestas, el encuentro no logró contentar las aspiraciones de Asaja ante la falta de hechos y el exceso de promesas. Lorenzo Ramos, secretario general de UPA, pidió al Gobierno que, al legislar, se tengan en cuenta «las peculiaridades del campo». Los representantes agrarios, entre los que también se encontraba Miguel Blanco, secretario general de COAG, se reunieron de igual manera con PSOE, PP y Ciudadanos para sacar adelante por decreto la reforma de la Ley de la cadena alimentaria.