Enfado y decepción entre empresarios y autónomos con el nuevo plan de Trabajo

La CEOE critica que se viertan dudas sobre la honradez de los empresarios y que las medidas no “van en la dirección correcta”. Los autónomos siguen reclamando la paralización de cuotas e impuestos

Thumbnail

Los empresarios ya no ocultan su disconformidad con las medidas económicas y laborales que el Gobierno está tomando para hacer frente a la crisis del coronavirus. La gota que parece haber colmado el vaso la vertió ayer la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que decidió prohibir los despidos objetivos y obligar a aplicar expedientes de regulación temporal en todos los casos. Las patronales CEOE y Cepyme cargaron contra la nueva batería de medidas porque «son perjudiciales para la economía y traerán más paro». En un duro comunicado advirtieron de que el Gobierno «no va en la dirección correcta, sobre todo cuando un gran número de empresas, especialmente pymes y autónomos, están luchando para evitar el cierre en un contexto que ya se anuncia de recesión mundial».

Al margen de los aspectos más técnicos del plan de Trabajo, lo que más les irritó fue la forma en que la ministra se dirigió a los empresarios, calificando a algunos de ellos directamente como tramposos y fraudulentos. «Rechazamos de la forma más tajante que el Gobierno trate de arrojar sospechas y desconfianza sobre el empresariado. En estos momentos, la situación lo que requiere son esfuerzos conjuntos y unidad de acción», subrayaron con contundencia. Para la CEOE, lo importante es «sostener la economía y el empleo», y por ello, «estamos empujando para evitar un parón aún mayor de la actividad empresarial, siempre priorizando, como no podía ser de otra manera, la seguridad y la salud de los ciudadanos».

También quedó ayer claro que el Gobierno tendrá muy en cuenta las reivindicacioens de los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO. Esta semana habían cifrado en más de un millón los despidos individuales relacionados con la crisis sanitaria. Por ello, enviaron a la Yolanda Díaz una carta en la que exigían al Gobierno que impidiera esta práctica porque, según denunciaban, muchas empresas «no están recurriendo a los ERTE y están aprovechando esta circunstancia para despedir». Las centrales sindicales propusieron al Ministerio tres vías: una moratoria laboral como se ha aprobado en Italia, con la imposibilidad de despedir durante dos meses; elevar la indemnización por despido a 45 días por año trabajado, con un mínimo equivalente a un salario mínimo interprofesional (SMI); y condicionar las ayudas, avales y subvenciones que se han establecido para las empresas a que no despidan trabajadores. Yolanda Díaz ha atendido la mayor parte de sus demandas.

No así las del colectivo de autónomos. Las tres asociaciones del sector se apresuraron a manifestar su decepción. El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha denunciado en su perfil de Twitter que el Gobierno no haya escuchado “el clamor popular” y haya dejado a los trabajadores por cuenta propia “solos y abandonados”. Para Amor, el Gobierno “se niega a suspender la cuota de autónomos ante la grave situación que este colectivo está viviendo de falta de ingresos y liquidez. Los autónomos tenemos también memoria. No olvidaremos”, concluyó.

Por su parte, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, cree que el Consejo de Ministros ha sido “decepcionante”, ya que “esperaba mucho más del Gobierno y que se resolviesen temas fundamentales. Hemos solicitado ya en innumerables ocasiones que el acceso de los autónomos al cese de actividad se haga de otra forma y se acelere al máximo el procedimiento”, ha resaltado. También ve imprescindible que se aborde todo lo que tiene que ver con los alquileres, con la redefinición de la deuda o con que se puedan presentar los impuestos de este trimestre el que viene. “Desde UPTA vamos a seguir trabajando en este sentido”.

Finalmente, Uatae también ha mostrado su “decepción y preocupación” porque el Consejo de Ministros haya vuelto “a posponer sine die la suspensión de alquileres para locales de pequeños negocios, la extensión de la moratoria hipotecaria a esos mismos casos y el establecimiento de moratorias y ayudas para gastos asociados a la actividad de autónomos y pymes”. A través de un comunicado, ha señalado que espera que las medidas de agilización de la prestación para trabajadores asalariados, anunciadas este viernes, se apliquen en el caso de la prestación de autónomos y se traslade así a las mutuas. También cree que es el momento de poner a las personas antes que la burocracia, de plantear una moratoria de la cuota de marzo mientras se agiliza la prestación extraordinaria y de que se flexibilicen los procedimientos para que ningún autónomo afectado se quede fuera de las medidas de protección.