Actualidad

Luz verde al plan piloto de Baleares: 10.900 turistas alemanes llegarán en junio

Mallorca se convertirá en un banco de pruebas de lo que será el verano turístico en nuestro país

La demanda del sector turístico por fin se ha escuchado: abrir nuestras fronteras antes del 1 de julio resulta vital para no quedarse a la cola respecto a la competencia, tal y como publicó el domingo LA RAZÓN. El primer paso para ello será el plan piloto que permitirá poner en marcha la locomotora del turismo internacional en España a partir del próximo 15 de junio en las islas Baleares. Con este pequeño avance se permitirá la llegada desde Alemania de un máximo de 10.900 turistas en lo que resta de mes de junio, que no tendrán que guardar cuarentena y que deberán permanecer en el archipiélago balear al menos cinco noches.

Nos avanzamos a la apertura de fronteras internacionales”, ha destacado al presentar el plan la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, que ha puesto el acento en los protocolos de seguridad que se aplicarán para promover la imagen del archipiélago como “el primer destino seguro de España” para visitantes extranjeros.

Esta iniciativa ha sido muy bien acogida por la gran mayoría del sector turístico, “ya que supone avanzar hacia la apertura de la industria en un momento clave, pues estamos a las puertas de la temporada alta que resulta vital en lugares como Baleares o el sur de España”, reconoce a LA RAZÓN José Serrano, director de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Europea de Canarias y profesor en el Grado de Dirección internacional de empresas de turismo, quien asegura que “ya era urgente dar luz verde a un proyecto como éste, ya que se trata de la mejor herramienta para demostrar que podemos ser capaces de recibir a turistas internacionales con todas las garantías de seguridad, y eso resulta clave para atraer a nuevos viajeros este verano que ya empiezan a mirar hacia otros destinos de la competencia, como Croacia, Portugal o Grecia”.

Los turistas participantes en el programa, que se ejecutará de forma escalonada durante toda la segunda quincena de junio, tendrán que completar un cuestionario de salud durante el vuelo, someterse a un control de temperatura a su llegada, facilitar un número de teléfono e informar de dónde se alojan, ya sea en un hotel o su segunda residencia.

Si alguno tiene síntomas de COVID-19, habrá de comunicarlo a los servicios sanitarios, que enviarán a su alojamiento un equipo que le someterá a una prueba PCR y, en caso de resultar positivo, le trasladarán a apartamentos contratados para el cumplimiento de cuarentenas y someterán al mismo procedimiento a sus contactos estrechos. “Y si esto sale bien, podremos replicarlo en otros lugares del país, pero también podremos aprender de los errores si fuera necesario”, reconoce el profesor Serrano.

¿Por qué con Alemania?

Que los turistas alemanes sean los primeros en llegar a nuestro país no es baladí. Y menos aún que lo hagan a Baleares, ya que se trata del primer mercado turístico de las islas, hasta el punto de que tan solo los viajeros procedentes de Alemania suponen el 55% del total de visitantes que recibió el archipiélago el año pasado. Por ello, esta mañana Armengol ha explicado que el programa se realiza con Alemania porque es el principal mercado emisor de visitantes para Baleares y, “sobre todo”, porque tiene unos datos epidemiológicos parejos a los de las islas.

En este sentido, ha indicado que la incidencia acumulada en los últimos catorce días en Alemania es de poco menos de 7 casos por cada 100.000 habitantes y de 5 por 100.000 en las islas, mientras que el crecimiento diario del total de afectados se sitúa en el 0,12 % en el país centroeuropeo y en el 0,09 % en el archipiélago. Al respecto, la presidenta ha señalado que “desgraciadamente”, la pandemia tiene una incidencia mucho mayor en Gran Bretaña, el otro gran mercado del turismo balear, lo que imposibilita una actuación similar con ese país.

Armengol ha insistido en que se reclamará a los turistas, con un mensaje telefónico de texto y carteles en los hoteles, que actúen con la misma responsabilidad que se pide a los ciudadanos de las islas para no poner en riesgo su salud y la de los baleares, y ha señalado que el máximo de 10.900 visitantes representa el 0,91 % de los que viajaron a las islas en el mismo periodo de 2019.

Tenemos garantizados ya los primeros mil turistas, que vendrán en vuelos de turoperación” a Mallorca los próximos días 15 y 17, ha detallado el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela. Estos primeros viajeros, ha explicado, se alojarán en la playa de Palma y Alcúdia y viajarán en vuelos que tenían programados antes del bloqueo del transporte los turoperadores Tui, Der touristik y Schauinsland, aunque el plan está abierto a todos los turoperadores y aerolíneas.

Estas empresas tendrán que comunicar al Ejecutivo autonómico los vuelos y el número de plazas para los que quieren permiso con el fin de que se contabilicen y reciban autorización hasta sumar los 10.900 viajeros permitidos, ha detallado Negueruela. Este sistema, ha explicado, facilitará asimismo el escalonamiento de las llegadas y que los turistas con los que se retome la actividad en el archipiélago formen “grupos reducidos” para favorecer su seguimiento sanitario.

Aunque en los primeros días, y de forma coordinada con las patronales hoteleras, la experiencia se iniciará en Mallorca, destino favorito de los alemanes en Baleares, el Govern trabaja con operadores y compañías para que algunos vuelos lleguen a Menorca y a Ibiza, desde donde los turistas podrían desplazarse a Formentera. Respecto a lo que falta de temporada, Negueruela ha recordado que está previsto que el turismo internacional se reinicie para toda España el 1 de julio y confía en que este proyecto lance “un mensaje positivo a Europa” para conseguir resucitar la actividad y desmentir las previsiones iniciales del Govern, que situaban el descenso del PIB este año en un 30 %.

Gráfico elaborado por Statista
Gráfico elaborado por Statista FOTO: Statista La Razón

¿También en Canarias?

El plan piloto también ha sido ofrecido a Canarias, aunque en este caso el archipiélago exige más medidas de seguridad. De hecho, en Canarias los criterios de seguridad que establece el Ministerio se consideran “insuficientes” para garantizar que no se den casos de contagios importados que acaben echando por tierra todo el esfuerzo que están haciendo sector y dañando la imagen del destino.

No hay garantías de una reapertura sólida sin la realización de test PCR a los turistas”, asegura la consejera canaria de Turismo, Yaiza Castilla, y así se lo hizo saber a la secretaria de Estado, Isabel Oliver, a través de una carta fechada el pasado jueves en la que no se niega a que el archipiélago canario participe del plan, pero donde sí pone en duda que un seguimiento telefónico y aleatorio a los visitantes sirva para el fin que se pretende. Consideramos", señala la carta, “que las medidas de seguridad establecidas consistentes en el establecimiento de un sistema de cuestionario de salud y de seguimiento en destino a los turistas a través de llamadas telefónicas para corroborar el estado en el que se encuentran estos visitantes, son insuficientes para garantizar que no se den casos de personas contagiadas y el consiguiente efecto rebote en la población residente y en el personal del sector con el que entran en contacto; trágicas consecuencias a las que se añadiría una mala imagen del destino que podría poner en riesgo el resto de la temporada”. “En aras de asegurar una apertura sólida y con garantías de nuestros destinos, insistimos en la necesidad de realizar este proyecto piloto bajo mayores requisitos de seguridad”, insiste Yaiza Castilla.