“Si no fuera por la fortaleza del sector agroalimentario español, la crisis también hubiera sido alimentaria”

Eliseo Isla, presidente de Provacuno, la Organización Interprofesional de la Carne de Vacuno

Volver a celebrar una barbacoa o parrillada con amigos y familiares ha sido uno de los momentos más esperados durante la cuarentena. El buen tiempo acompaña, pero el producto estrella que no puede faltar en estos encuentros es la carne. Consumir carne de vacuno española es ayudar a los ganaderos, contribuir a mantener los pueblos vivos y es conservar la biodiversidad. Por ello, después de haber vivido unas semanas muy duras en las que el sector ha estado al pie del cañón para garantizar el abastecimiento, es el momento de poner toda la carne en el asador. Con esta expresión popular, Provacuno, con su presidente, Eliseo Isla, al frente, quiere reactivar el consumo de la carne de vacuno española que se ha visto afectada por el parón de la hostelería y el cierre de fronteras.

La carne volaba de las estanterías en los supermercados, ¿cómo habéis pasado la cuarentena?

El sector agroalimentario es estratégico. Si no fuera por la fortaleza del sector agroalimentario español y europeo esta crisis no sólo hubiera sido sanitaria, sino también hubiera sido alimentaria. El sector de la carne de vacuno es un colectivo acostumbrado a resistir crisis de todas las índoles e intensidades, pero esta hay que reconocer que es una crisis diferente. La cuarentena la hemos pasado trabajando por y para todos. Hemos sufrido mucho porque al igual que los sanitarios, al seguir con nuestra actividad nuestra gente se ha contagiado, pero éramos conscientes de la importancia de seguir abasteciendo de alimentos a la población y estamos muy orgullosos de haberlo hecho.

¿Cómo habéis colaborado en la lucha contra Covid-19?

El sector del vacuno de carne tan pronto comenzó todo puso en marcha una campaña solidaria para ayudar a las personas más necesitadas. Empezamos con donaciones de carne de vacuno en diferentes hospitales y luego, al ver que el problema se trasladaba a la calle nos movilizamos para llevar comida elaborada a los lugares más necesitados y aportar nuestro granito de arena. Hemos visto a gente llorar al ver nuestras bolsas de comida, hemos oído historias descorazonadoras y por eso creemos que la mejor manera de ayudar es hacerlo con estas donaciones, para que la gente pueda afrontar con energía estos difíciles momentos. Son tiempos complicados para todos, pero juntos saldremos adelante. El esfuerzo de cada uno de nosotros es fundamental y desde el sector de vacuno de carne vamos a apoyar en todo lo que podamos.

Habéis lanzado una campaña para apoyar el consumo de carne de vacuno, ¿en qué consiste?

Acabamos de lanzar la campaña “Muy Fans de lo Nuestro” que busca fomentar el consumo en nuestro país de la carne de vacuno producida en España. Tras varios meses de confinamiento en los que no hemos podido compartir momentos con amigos y familia, el sector lanza esta campaña para animar a reunirnos disfrutando alrededor de la carne de vacuno la vuelta a la llamada “nueva normalidad”. La campaña lanza diversas promociones y acciones en punto de venta, medios de comunicación, redes sociales y web de www.fansdelvacuno.es para que los usuarios conozcan las bondades de la carne de vacuno española, considerada la mejor del mundo por su terneza, sabor y calidad. Entre las acciones que se van a realizar en los próximos meses, destaca el nuevo etiquetado de campaña, “Muy Fans de lo Nuestro”, que identificará a nuestra carne en los lineales de supermercados y carnicerías para diferenciarla, y seguir apoyando a un sector que ha sido capaz de autoabastecer a toda la población sin necesidad de depender de otros países. Un sector estratégico, esencial y que entre todos debemos seguir apostando por él. Y la mejor manera de apoyar es elegir lo nuestro, lo de todos, tu carne de vacuno.

¿A qué mercados llega la carne de vacuno española?

La carne de vacuno española se exporta a muchos países del mundo, aunque los destinos que más demandan nuestra carne son: Portugal, Italia, Francia y Países Bajos en la Unión Europea; y Argelia, Indonesia, Costa de Marfil, Marruecos y Canadá, fuera de la UE. En 2019 se ha podido constatar un importante incremento de las exportaciones de carne de vacuno de España, en concreto, del 17%, pasando de 190.000 a 222.000 toneladas anuales, lo que supone un aumento de las ganancias de 90 millones de euros. Fuera de la UE destaca el caso de Vietnam, que en solo un año se ha convertido en el séptimo país fuera de la UE que más carne de vacuno española demanda. Aunque el ritmo de aperturas de nuevos mercados en 2020 para la carne de vacuno española ha sido excepcional con Japón a principios y Filipinas a mitad de año, no debemos minimizar nuestros esfuerzos. Posiblemente consigamos abrir Tailandia antes de finalizar 2020 y esperemos que China, nuestro anhelado gigante asiático, se convierta en el siguiente. La apertura de un mercado lleva tiempo y las negociaciones son país a país y producto a producto, pero contamos con un sector fuerte.

¿El sector del vacuno es tan contaminante como se dice?

No, no es tan contaminante como desde algunos “lobbies” se quiere hacer creer. Nuestra actividad ganadera resulta fundamental para el medio ambiente por la fijación de carbono en el suelo, para la preservación de la biodiversidad y para proteger el medioambiente en el medio rural, así como para colaborar en la prevención de incendios. El sector de la carne de vacuno de España apenas supone 3,6% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en nuestro país, según los últimos datos del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. Aún así, el sector del vacuno de carne ha decidido asumir un papel proactivo para garantizar el respeto al medio ambiente. Provacuno lanzó el pasado 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, la estrategia “Vacuno de Carne Carbono Neutral 2050” con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática del sector en 2050. Esta estrategia es fruto del trabajo de todo el sector e incluye una serie de líneas de actuación, como son la mitigación y adaptación al cambio climático; el impulso a la economía circular; el empuje a la biodiversidad; un uso del agua más racional y eficiente; y la búsqueda de la sostenibilidad, tanto económica como social.

¿En qué condiciones viven los animales?

Sobre este asunto creo que existe por desgracia un gran desconocimiento posiblemente generado por la desconexión cada vez mayor del medio rural y urbano. El ganadero es el más interesado en su correcto bienestar animal, ya que sin un correcto bienestar es imposible lograr unas buenas producciones. El bienestar animal no puede ser un concepto estático, debe evolucionar a medida que la ciencia investiga en aspectos tales como transporte, alojamientos, alimentación, sanidad, manejo, sacrificio, etc., es un mal precedente que determinados grupos de presión sean los que definan cuales pueden ser las evoluciones o mejoras, al margen de la ciencia y muy habitualmente, sin conocer la opinión de los ganaderos. Provacuno lleva dos años trabajando de la mano de la Sociedad Española de Protección y Bienestar Animal, SEPROBA, en la elaboración de un referencial de bienestar animal que está ya en su fase final. Este  pretende ser una herramienta de certificación para valorar el grado de implicación del ganadero con sus animales, así como los centros de sacrificio de los mismos.