La receta opuesta a Sánchez: Reino Unido baja impuestos y el IVA al turismo y la hostelería

Se suprime temporalmente el impuesto de transmisiones y los bares, restaurantes y las actividades de ocio se gravarán con solo un 5%

El premier británico, Boris Johnson
El premier británico, Boris JohnsonMatt DunhamAP

Reino Unido ha anunciado una receta completamente opuesta a la que pretende poner en marcha el Gobierno español. El Gobierno conservador de Boris Johnson ha aprobado una bajada masiva de impuestos para reactivar la economía y un plan de empleo enfocado sobre todo en los jóvenes y en la formación ante la nueva situación de distanciamiento social. El Gobierno conservador británico anunció este miércoles incentivos para promover el empleo, sobre todo el de los jóvenes, y para la compra de vivienda y el consumo en turismo y hostelería como parte de un plan para reactivar la economía a largo plazo.

En una declaración en la Cámara de los Comunes, el ministro de Economía, Rishi Sunak, ha revelado que destinará 2.000 millones de libras (o 2.200 millones de euros) a sufragar prácticas laborales de seis meses para jóvenes de 16 a 24 años en situación precaria, pues se prevé que sean el colectivo más afectado por el desempleo y la crisis económica derivados de la emergencia sanitaria, recoge Efe.

También ofreció a las empresas 1.000 libras (1.110 euros) por cada empleado que reincorporen al trabajo de los que hasta ahora estaban inactivos al amparo del programa oficial de retención de empleo, por el que el Ejecutivo abona un 80% del sueldo de los trabajadores de compañías obligadas a cerrar por el virus. Este programa, similar a los ERTE, al que se han acogido 9,4 millones de trabajadores (con un coste para el Estado de 27.400 millones de libras o 30.500 millones de euros), se eliminará gradualmente de aquí a octubre, pues, según dijo Sunak, no es realista. “Dejar el programa abierto para siempre da a la gente la falsa esperanza de que siempre será posible regresar a su antiguo empleo”, manifestó, para añadir que las personas quedarían “atrapadas en un trabajo que solo puede seguir existiendo por el subsidio estatal”.

En la “segunda fase” de su estrategia económica, que sigue a la introducción en marzo de ayudas para apuntalar la economía durante el encierro, el Gobierno anunció hoy exenciones fiscales a fin de impulsar el mercado de la vivienda y el consumo en bares, restaurantes y atracciones turísticas.

El ministro desveló que se eliminará hasta 2021 el pago del impuesto por la compra de una propiedad en las primeras 500.000 libras de su valor (555.000 euros) y se rebajará del 20 al 5% el impuesto sobre el valor añadido (IVA) en el turismo, el ocio y la hostelería, además de regalar a la población “un vale de descuento” en agosto para que coma fuera de casa.

Sunak anunció también subvenciones a los hogares para introducir reformas de ahorro energético, dentro de un plan valorado en unos 3.000 millones de libras (3.335 millones de euros) para reducir emisiones. El Gobierno conservador -que, según dijo el ministro, se ha despojado de cualquier “dogma” ideológico- facilitará 30.000 plazas de aprendiz de oficios en Inglaterra y préstamos y becas por valor de 1.600 millones de libras (1.779 millones de euros) al sector cultural y de las artes.

La intervención de Sunak se produce después de que la semana pasada el primer ministro, Boris Johnson, anunciara inversiones por 5.000 millones de libras (o 5.500 millones de euros) en proyectos de infraestructura para fomentar la construcción.

En el presupuesto estatal del 11 de marzo, el canciller del Exchequer planteó, como "primera parte" de su estrategia, un paquete de medidas de apoyo a la economía por 30.000 millones de libras (más de 33.000 millones de euros), que incluía préstamos a las empresas y el programa de retención de empleo.

El ministro aseguró hoy que el Gobierno ha invertido hasta ahora 49.000 millones de libras (54.500 millones de euros) “para apoyar los servicios públicos”. Sunak adelantó que la “tercera fase” de su plan se centrará en “la protección” del empleo, lo que detallará en otra intervención después del verano.

El Banco de Inglaterra pronostica una contracción de la economía británica del 14 % en 2020, con una posible tasa de desempleo de hasta el 9%.