Un centro de mediación como alternativa a la vía judicial

El objetivo es «promover la mediación, el diálogo y la búsqueda de consensos para la resolución de conflictos»

ceim
ceimLa RazónLa Razón

«Promover la mediación, el diálogo y la búsqueda de consensos para la resolución de conflictos». Ese el objetivo primordial con el que la Cámara de Comercio de España ha impulsado el Centro Español de Mediación (CEM), que pretende convertirse en un referente de la mediación empresarial en España.

En el acto de presentación estuvieron presentes el presidente de la Cámara, José Luis Bonet; el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo; el secretario general de la Cámara de España, Adolfo Díaz-Ambrona, el presidente del Grupo Planeta y del Grupo Atresmedia, José Creuheras.

Bonet fue el encargado de hacer la introducción a esta presentación-coloquio, en la que defendió que «la mediación es el futuro de la resolución de conflictos empresariales. Este nuevo servicio nace con la vocación de ser referencia nacional en el ámbito de la mediación», además de mejorar y ampliar los servicios que ofrece la Cámara al tejido empresarial. «El impacto de la crisis ocasionada por el coronavirus hace más necesario que nunca poner a disposición de las empresas un servicio de mediación independiente, eficiente y transparente, que facilite la resolución de controversias empresariales y ofrezca una alternativa efectiva a los tribunales de justicia», subrayó Bonet.

Por su parte, José Creuheras se mostró convencido de que el Centro Español de Mediación ofrecerá a las empresas «un mecanismo alternativo a la vía judicial para solucionar conflictos de una forma más flexible, más ágil y con menores costes para las partes». El presidente de Planeta defendió que la mejor forma para solucionar un conflicto entre empresas «es el arbitraje, ya que nadie como las propias empresas saben cuáles son los problemas existentes y cuáles son también las soluciones. Por ello, llegar a un acuerdo debería ser más fácil y rápido que por la vía judicial».

Asimismo, Creuheras ve en la mediación una herramienta perfecta para el momento en el que nos encontramos, en plena salida de la crisis sanitaria. «El arbitraje es el futuro» y por eso el Grupo Planeta, a través de sus instituciones de enseñanza ha apostado por ello y ofrece ya una alternativa curricular en este campo. «En la Universidad Internacional de Valencia ya se puede estudiar esta materia, que sin duda tiene un gran futuro profesional».

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, clausuró el acto reivindicando la «cultura de la mediación como medida para reducir la litigiosidad en los juzgados» tras la crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus. Campo reconoció que la creación de esta institución es «una iniciativa tremendamente oportuna y relevante en el contexto que tenemos», ante la previsión de un aumento de la carga de trabajo en juzgados y tribunales por el parón obligado por la pandemia.

El ministro explicó que lo fundamental es «garantizar el acceso de la ciudadanía a los tribunales», pero advirtió de que la función de la Justicia no puede quedar ahí, pues es necesario buscar «otros elementos, como la mediación, el arbitraje o la conciliación, para que en ocasiones la solución judicial no sea la primera opción», lo que permitirá rebajar el volumen de asuntos «tan alto como tienen nuestros tribunales».

Para la Cámara de Comercio España, la mediación se orienta a la consecución de un acuerdo que permita a las partes, asistidas por un mediador y bajo un principio de confidencialidad, poner fin a la controversia suscitada entre ellas. El logro de un arreglo pactado que satisfaga los intereses de las partes y evite, por tanto, la iniciación de un pleito o ponga fin al ya entablado se perfila, por tanto, como el resultado deseable de la mediación. La unificación del mercado interior en la Unión Europea –dinamizada por la introducción en 1998 de la moneda única– ya planteó la conveniencia de fomentar la mediación mercantil para evitar la complejidad de los litigios internacionales. Por otra parte, Rafael Catalá presidirá el Centro de Mediación.