Coronavirus

La nueva normalidad no resucita al comercio: menos ventas incluso en rebajas

La facturación del sector retrocede un 3,7% en tasa anual, más que en junio

Comercios abiertos durante la fase 1 en Madrid
Un hombre protegido con mascarilla pasa junto a una tienda de deportes en MadridRicardo Rubio Europa Press

Julio suele ser un buen mes para el comercio minorista. La llegada de turistas y las rebajas suele ser una combinación ganadora para el sector. Pero este año, ni la campaña de descuentos ha logrado compensar el desplome del turismo. La facturación del comercio minorista retrocedió un 3,7% en comparación a la del mismo mes del año pasado, según los datos publicados hoy por el INE. A pesar de avanzar un 1,1% respecto a junio, las ventas sufrieron un retroceso en términos interanuales mayor que el del mes pasado, cuando cedieron un 3,3%.

Incluso el avance mensual de julio es algo ficticio. Las vacaciones propulsaron el mes pasado las ventas en estaciones de servicio un 16,9% con respecto a junio. Sin embargo, si se excluye este componente, las ventas retrocedieron un 0,2%. Aunque sea un notable avance, ni siquiera el de las estaciones de servicio puede encubrir el daño que el desplome de la llegada de turistas provocada por el coronavirus está provocando al consumo. Con respecto al año pasado, las gasolineras españolas facturaron un 9,9% menos.

Peso del turismo

Las comunidades más dependientes de los visitantes extranjeros son, precisamente, las que peor comportamiento registraron. Las ventas minoristas se desplomaron el 4,8% en Islas Baleares, el 13,2% en las Islas Canarias y el 5,5% en Cataluña. Unos descensos que se trasladaron de inmediato al empleo. En Baleares, la ocupación cedió el 11,4%, mientras que en Canarias lo hizo el 5,8%. Sólo los comercios de cinco comunidades (Asturias, País Vasco, La Rioja, Castilla-La Mancha y Galicia) lograron mejorar sus ventas. Algunas de estas regiones, como Asturias o Galicia, han tenido un buen comportamiento en términos turísticos al haber logrado un mayor control sobre los rebrotes que otras zonas de España.

Las grandes cadenas son las únicas que están logrando aguantar el tipo en este verano tan complicado. Aunque en tasa mensual experimentaron una caída de ventas del 1,2%, en términos anuales al menos logran mantenerse con un escuálido avance del 0,2%. Peor le están yendo las cosas a los pequeños comercios. A pesar de los avances del 2,8% y del 3,1% obtenidos por las empresas unilocalizadas y las pequeñas cadenas, respectivamente, en relación al mes de junio, la comparativa interanual sigue siendo mala. Las primeras experimentaron una caída de ventas del 3,7%, mientras que en el caso de las segundas alcanza el 11,4%.

El canal online, que se disparó durante los meses del confinamiento y mantiene buenos niveles de ventas, está poco a poco perdiendo presencia. Aunque logró un incremento anual del 19,9%, con la nueva normalidad perdió fuerza y descendió un 25,7% respecto a junio.