¿Cuánto se necesita ahorrar para la entrada de una vivienda?

Algunas entidades ofrecen hipotecas al 100% de financiación, aunque para conseguirlas deberá cumplir unos requisitos muy exigentes

El primer paso antes de dar el “sí quiero” a la casa de sus sueños es hacer cuentas. Antes de iniciar la búsqueda de una vivienda, deberá calcular qué inmuebles entran dentro de su presupuesto. Y para medir la cantidad que puede gastar solo tendrá que echar un vistazo a sus ahorros. Con ese simple dato sabrá si puede o no puede pagar la entrada de una vivienda y, por lo tanto, si el banco estará dispuesto concederle la hipoteca.

¿Cuánto presta el banco?

Los bancos suelen prestar hasta el 80% de lo que te cueste la casa. Por ello, recomendable tener ahorrado el 20% restante más un 10-12% adicional para pagar los gastos de escrituración de la hipoteca y de la compraventa. Por ejemplo, si la vivienda que va a comprar cuesta 150.000 euros, es recomendable contar con unos ahorros que ronden entre los 45.000 y los 48.000 euros (30-32% del importe) para solicitarla sin ningún impedimento. Con ese dinero tendrá que hacer una provisión de fondos unos días antes de la firma para que la gestoría pueda abonar todas las partidas mencionadas, señala el comparador online Helpmycash. Además, cabe recordar que cuanto más tenga ahorrado, menor será la cantidad del préstamo, menos pagará al mes y menos intereses se generarán.

¿A cuánto ascienden los gastos?

Los gastos de compraventa (notaría, registro, gestoría e impuestos de compra) supondrán el mayor coste, ya que corren a cargo del comprador, mientras que el vendedor solo debe abonar la plusvalía municipal. Y por otro lado, hay que tener en cuenta los gastos de constitución del crédito hipotecario, de los cuales el cliente solo tiene que pagar la tasación.

Los gastos de notaría suelen costar entre 600 y 875 euros, el registro de la propiedad entre 400 y 650 euros y recurrir a una gestoría es opcional, pero su coste aproximado es de 300 euros, según Idealista. En cuanto a los impuestos, para las viviendas usadas el tributo más importante es el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales (ITP), cuyo tipo de interés oscila entre el 10% y 6%, en función de la comunidad. Si se trata de una vivienda nueva, el impuesto a pagar es un 10% del IVA (excepto en Canarias que es un 6,5%) y el de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), que varía entre el 1,5% y el 0%.

Por ejemplo, en el caso de una vivienda de segunda mano adquirida en Madrid por un precio de 150.000 euros, el comprador tendrá que pagar 9.000 euros en impuestos (ITP del 6%), más otros 1.600 euros de gastos de compraventa. A esto habría que sumarle los coste de constitución, que serían unos 350 euros por la tasación de la vivienda y no más de 50 euros por la copia de la escritura, cuyo coste depende del número de páginas. “Por lo tanto, los gastos de constitución a pagar por el cliente sumarían unos 400 euros, a los que habría que sumar la posible comprobación registral (en torno a los 20 euros). El resto de conceptos (notaría, registro, gestoría e IAJD) correrían por la cuenta del banco”, explica Helpmycash. En total, el coste final sería de unos 11.000 euros. Si se tratase de una vivienda nueva, la cifra ascendería a 18.000 euros.

¿Y si no tengo suficiente ahorrado?

En ese caso, conseguir la financiación será más complicado, pero no imposible. Algunos bancos ofrecen hipotecas al 90%, 95% e incluso al 100% de financiación. Para conseguir una de ellas, deberá cumplir unos requisitos muy exigentes y también deberá contar con un pequeño colchón de ahorros para pagar los gastos de compraventa y demostrar a la entidad su solvencia. Por ello, es aconsejable disponer de entre el 10% y el 12% del valor del inmueble.

Los requisitos son los siguientes:

-Tener un sueldo estable y alto. Un buen perfil sería el de un titular o titulares que cobre 3.000 euros mensuales o más entre todos.

-Comprar pisos que sean propiedad del banco. Para incentivar la adquisición de estos inmuebles, las entidades suelen ofrecer hipotecas al 100%.

-También puede recurrir a la contratación de un bróker hipotecario o inmobiliario es un profesional que puede negociar la concesión de hipotecas 100% de financiación con mayores probabilidades de éxito. “A cambio de sus servicios, lógicamente, hay que pagarle una comisión de intermediación, que, en general, tiene un precio de entre el 1% y el 5% del capital del préstamo conseguido (no está regulada)”, aclara el comparador online Helpmycash.

-Contar con un avalista y aportar otro inmueble de su propiedad como garantía adicional puede aumentar las probabilidades de conseguir una hipoteca al 100%.

Este tipo de financiación más amplia también está contemplada en las hipotecas joven, pensadas para menores de 35 años con estabilidad económica, pero que por su corta edad no han tenido tiempo para ahorrar lo suficiente. Según un estudio de Helpmycash, el 71% de los bancos están dispuestos a dar más de un 80% de financiación a los jóvenes que aún no tienen mucho dinero ahorrado. En algunos casos, hasta pueden llegar a ofrecer el 100%, como ocurre con la Hipoteca Vive Joven de Hipotecas.com, que también ofrece financiar los costes de compraventa