Iglesias elimina requisitos para el Ingreso Mínimo

El vicepresidente impone a la Seguridad Social nuevas medidas para resolver las “deficiencias técnicas, acelerar los trámites y corregir el cuello de botella" del IMV. Ya no hará falta estar inscrito en los Servicios Públicos de Empleo

El absoluto colapso en la tramitación del Ingreso Mínimo Vital está agudizando la guerra entre dos pesos pesados del Gobierno: el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. El también titular de Inclusión está en el disparadero por la meticulosidad en la evaluación para la concesión de esta nueva prestación de carácter permanente que está retrasando la concesión de las ayudas y provocando un atasco monumental, según denuncian los propios funcionarios. Los ataques no solo le llueven desde la oposición -hoy mismo la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha acusado a Escrivá de “escurrir el bulto” y retrasar su comparecencia para responder a las preguntas de los populares- sino que ensancha el frente abierto con el vicepresidente Iglesias, que ha hecho bandera del IMV como una de las principales medidas impulsadas por el “ala morada” del Gobierno.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ya anunció la pasada semana unos «retoques normativos» para ampliar el plazo de respuesta a las solicitudes del IMV, que empezaban a caducar desde el pasado martes por silencio administrativo. El Gobierno se vio forzado a alargar los plazos de respuesta para no dejar el limbo a más medio millón de solicitudes. En concreto, 570.000 demandas, según los propios datos del Ejecutivo, aunque el PP habla de 700.000 solicitudes atascadas.

Pero esos “retoques normativos” no han sido suficientes y Pablo Iglesias ha avanzado esta mañana que desde hoy se introducirán cambios en el Ingreso Mínimo Vital para resolver sus “deficiencias técnicas”. Iglesias ha explicado en TVE que el Ingreso Mínimo se aprobó deprisa, en una situación de emergencia, pero ha reconocido que muchos de los solicitantes no lo han podido cobrar.

Por ello, ha dicho que ha trabajado junto a Escrivá para “acelerar los trámites” y corregir el “cuello de botella” con unas medidas que -ha asegurado- se van a aprobar en el Consejo de Ministros de hoy.

“Somos perfectamente conscientes de que quien necesita el IMV no puede esperar, necesita llenar la nevera ya y los suministros básicos y que su gobierno tiene que correr”, ha admitido Iglesias. Preguntado sobre si se precipitaron al aprobar la normativa, el líder de Podemos ha dicho que “al contrario” porque, a su juicio, “estaríamos mucho peor” si no se hubiera reconocido el derecho.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha avanzado que con estas medidas, además de extender el periodo de retroactividad del 15 de septiembre al 31 de diciembre y de ampliar el plazo para resolver y notificar estas solicitudes hasta seis meses, garantizando la tramitación de todas las peticiones recibidas hasta ahora, se “elimina el requisito previo de estar inscrito en los Servicios Públicos de Empleo y ampliar dicha inscripción obligatoria hasta los seis meses siguientes al reconocimiento de esta prestación. Estarán exentos de esta obligación los estudiantes de estudios reglados menores de 28 años, los cuidadores no profesionales de personas en situación de dependencia, así como personas mayores de 65 años, discapacitadas en un grado igual o superior al 65%, en situación de dependencia reconocida o perceptoras de pensiones contributivas de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez; de invalidez no contributiva o jubilación no contributiva.

Asimismo, se automatiza el cruce de datos de la administración con los beneficiarios que están en poder del padrón para eliminar un trámite que dificulta la entrega de documentación de los ciudadanos y se facilita que los beneficiarios actuales de ingresos mínimos en las comunidades autónomas pasen a ser beneficiarios del nuevo IMV.