El Gobierno ultima su propuesta para el cambio del sistema de cotización de autónomos a uno por tramos

Seguridad Social presentará su plan tras recabar información y negociar con las asociaciones del colectivo. ATA advierte de que no apoyará ninguna subida de las cotizaciones en la situación actual

El Gobierno está ultimando su propuesta para cambiar el sistema de cotizaciones del colectivo de autónomos, con el que pretende actualizar el sistema de bases vigente -en el que cada autónomo puede elegir por qué base cotiza- hacia un un sistema por tramos, similar al del IRPF de los trabajadores del Régimen General, con el que se cotizará en base a los ingresos reales. Esta medida, ya anunciada por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, el pasado 9 de septiembre ante la Comisión del Pacto de Toledo ha empezado a tomar forma. Su departamento y la Agencia Tributaria llevan meses trabajando en una propuesta que verá la luz una vez “hayamos recabado toda la información de las asociaciones, para poder presentarles un borrador y empezar a dialogar sobre él”, explicaron a LA RAZÓN fuentes ministeriales, que advierten que todavía no se ha redactado ni siquiera un borrador.

Según defendió Escrivá en la comisión parlamentaria que la cotización actual de los autónomos es “anómala y singular” y además provoca que “un elevado porcentaje termine teniendo pensiones muy bajas”. Para corregir esta “anomalía” que no sucede “en los países de nuestros entorno”, Escrivá entiende que es “posible” transitar hacia la cotización de los autónomos por sus ingresos reales con un modelo que sea “fijo y permanente en el tiempo”, si bien matizó que hay “fórmulas” para hacerlo “sin que se produzcan distorsiones significativas” ni para los autónomos ni para la gestión administrativa de las cotizaciones. También advirtió que la implementación de esta estrategia conllevará que un porcentaje de autónomos vea reducidas sus cotizaciones, mientras que otro tendrían que subirla, y ello de forma “muy gradual y acompasada. Estamos trabajando en ello, viendo la tecnicidad, los cruces con la AEAT, pensamos que es algo que podemos dar respuesta de una forma relativamente inmediata”, aseguró.

Es precisamente en este punto en el que los autónomos han comenzado a tener dudas, ya que un alto porcentaje de ellos va a ver elevadas sus cotizaciones, algo “a lo que no estamos dispuestos”, defiende Lorenzo Amor, presidente de ATA, la principal asociación de autónomos. “Lo decimos alto y claro. No vamos a apoyar ningún cambio en el sistema de cotización que implique que se eleven las cuotas. Ni es el momento, ni pueden asumirlo los autónomos, que ya están asfixiados. Toca lo contrario, bajar cuotas, no subirlas a nadie”, ha denunciado a través de la redes sociales.

Desde ATA defienden que la aplicación de un sistema de cotización proporcional a los ingresos no es factible porque no es “operativo ni práctico", ya que Hacienda solo dispone de los rendimientos netos de muchos autónomos 18 meses después del cierre del ejercicio fiscal, por lo que “la cotización se establecería sobre unos rendimientos que no corresponderían en la mayoría de los casos con la actividad del año en el que se cotiza”. ATA enumera una larga lista de dificultades técnicas que se producirían para determinar los ingresos reales y actividad de los autónomos en tiempo real “por la propia definición de los ingresos reales y el periodo de referencia”.

Por ejemplo, esta asociación defiende que se deberían definir infinidad de situaciones: como la consideración de rendimientos netos -"si no, un transportista cotizaría en base a un importe inflado por el coste, por ejemplo del carburante, que supone un 40% de su facturación y es un gasto"-; el periodo de referencia de los rendimientos netos conocidos, que son los del ejercicio anterior, no los del año en curso -"por ejemplo este año el 80% de los autónomos ha visto disminuir su facturación por el coronavirus"-; saber qué pasa con los rendimientos netos 0 o con pérdidas -"muchos autónomos no tienen rendimientos y habría que saber si eso conllevaría una cuota 0″-; o cómo definir la cotización en tiempo real -la información está disponible en tiempo real (un autónomo sabe lo que ingresó ayer pero no lo que ingresará mañana y la información debe ser procesada deduciendo gastos que no son siempre previsibles/morosidad)-. “Estas son sólo algunas cuestiones que hay que aclarar y definir”, reclama Amor, que pide que utilizar este nuevo sistema por tramos vinculado a los ingresos netos del autónomo “debería ser voluntario” o utilizarse como una de las posibilidades a disposición del colectivo.

No opinan así las otras dos grandes asociaciones de los trabajadores por cuenta propia, UPTA y Uatae, que sí que apoyan este cambio legislativo, con lo que se ha abierto una brecha en la unión que hasta ahora habían mantenido en su frente común de reivindicaciones. Eduardo Abad, presidente de UPTA, sí se ha mostrado satisfecho con las intenciones del Gobierno, pero ha pedido “que no le dé hecha” esta reforma y que se “negocie" con las organizaciones de autónomos. ”Es una gran noticia para los autónomos, que pone fin a un sistema injusto. Era una de las modificaciones pendientes de nuestro sistema, porque el actual beneficia a los autónomos con mayor capacidad económica y perjudica gravemente a los que menos ingresan. Hay autónomos que sobrecotizan por encima de sus rendimientos de trabajo y, por contra, hay otros que infracotizan”. Abad defiende que “debe reinar el principio contributivo de la solidaridad” y que este nuevo sistema de cotización se desarrolle desde el diálogo. “No podemos encontrarnos un sistema totalmente desarrollado y hecho. Queremos participar en la toma de decisiones de este nuevo sistema, que deberá permanecer en el futuro y durar al menos lo mismo que el actual”, apuntó.