¿Cómo preparar a una empresa con relaciones comerciales con Reino Unido para la era post Brexit?

La cantidad de trámites que hay que realizar puede abrumar a los dueños de las compañías

A partir del próximo 1 de enero, todo cambia. Reino Unido tendrá trato de país tercero y cualquier movimiento de mercancía estará sujeto un nuevo escenario y nuevas condiciones comerciales. Ante la avalancha de cambios que se avecinan, las empresas que tengan relaciones comerciales con este país deben prepararse para la era post Brexit. Para ello, es fundamental identificar previamente las necesidades particulares de cada compañía.

¿Qué es el número EORI y cómo lo solicito?

En primer lugar, es imprescindible disponer del número de identificación de operador económico (EORI) si hasta ahora no ha tenido relación comercial con terceros países. Se debe pedir en el Estado dela Unión Europea (UE) donde se realiza la primera importación o exportación. En el caso de España, hay que acudir a la Sede Electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) o por escrito a la Dependencia de Aduanas e Impuestos Especiales correspondiente al domicilio fiscal del interesado.

A partir de ahí, y a modo general para cualquier empresa con vínculos comerciales con Reino Unido, deberá revisar los requisitos relacionados con la seguridad del transporte, obligaciones y costes (Incoterms); analizar el impacto en el tráfico rodado (RORO) marítimo o terrestre; presentar declaraciones en las aduanas; lograr una licencia especial para importar o exportar determinados bienes, entre otros trámites.

Algunos operadores logísticos se ofrecen a facilitar los trámites

Hay, por tanto, toda una carga burocrática que puede llegar a abrumar a los dueños de las compañias. No obstante, algunos operadores logísticos, como es el caso de Bergé, se han comprometido a facilitar la gestión de todos los trámites necesarios y a orientar a las empresas para ayudarlas a desenvolverse con éxito. Se trata de la figura del representante aduanero para facilitar y asesorar en las transacciones con terceros países y en la aplicación de la política comercial, dado el reto que supone el nuevo escenario, especialmente para operadores sin la suficiente experiencia en el mercado internacional.

En este sentido, Bergé ha lanzado un servicio de asesoramiento para ayudar a las empresas a anticiparse al escenario posterior a la salida del Reino Unido de la UE. Desde la compañía recomiendan realizar cuanto antes los trámites adicionales para importar o exportar bienes sujetos a impuestos especiales, así como liquidar el IVA en el país de la Unión Europea en el que importe las mercancías desde Reino Unido.

En materia fiscal, Bergé también aconseja darse de alta en el sistema de IVA diferido para agilizar los pagos, ahorrar tiempos, simplificar trámites y evitar costes financieros, dado que a partir del 1 de enero la importación de bienes procedentes de Reino Unido estará sujeta a la correspondiente liquidación de IVA en el país de destino en la UE.