Bruselas sale al rescate de Sánchez con la amenaza a Hungría y Polonia

27.000 millones del Presupuesto de 2021 dependen del fondo. Si no llegan, engordarán la deuda pública

Thumbnail

España es, probablemente, el país que más necesidad tenga de la ayuda del fondo de recuperación que la Unión Europea va a levantar con 750.000 millones de euros. No sólo ha sido una de las economías más castigadas por la pandemia sino que, además, será de las que más tarden en recuperarse de la misma. Por eso, la negociación del auxilio europeo fue fuente de grandes desvelos para Pedro Sánchez y todo retraso en su llegada sería problemático para sus planes, por lo que las presiones de la UE a Hungría y Polonia para que levanten su veto al plan y su apuesta decidida por sacarlo adelante de un modo u otro son una buena noticia para el Gobierno español.

El Ejecutivo, pese al calamitoso historial español en la gestión de ayudas de la UE -desde 2014 sólo ha invertido el 34% de los fondos asignados, según datos comunitarios- quiere recibir cuanto antes los fondos para empezar a impulsar a la decaída economía nacional. El afán de Sánchez le ha llevado a incluir 27.000 de los 70.000 millones de euros que España recibirá a fondo perdido en los Presupuestos de 2021 sin esperar a que todos los miembros de la UE dieran luz verde al rescate. Y aunque el veto de Hungría y Polonia no borraría de un plumazo ese dinero de las cuentas públicas, sí que tendría impacto en las previsiones de endeudamiento.

Deuda

El Ejecutivo ha asegurado que lo que está previsto es que esos 27.000 millones de euros se financien con emisiones de deuda pública que se irán adecuando «a la llegada de los fondos comunitarios». Por lo tanto, todo retraso en la llegada de los fondos europeos contribuiría a sobrecargar la ya de por sí deuda pública española. En estos momentos, el pasivo del conjunto de las administraciones públicas supera ya los 1,3 billones de euros, el equivalente al 114% del PIB, su mayor cuantía en 118 años.

Los Presupuestos recogen el reparto de estos fondos europeos por Departamentos. En principio, serán los distintos ministerios los encargados de canalizar el reparto de los fondos por proyectos de inversión. El ministerio que más tiene previsto recibir es el de Transición Ecológica, con 6.805 millones de euros. Las cuentas de 2021 también estiman una inversión en proyectos de Transporte y Movilidad de unos 5.000 millones de euros a cargo de los fondos europeos. Para proyectos de digitalización, el presupuesto del Departamento que dirige Nadia Calviño tiene previsto hacerse con 3.600 millones de euros. El Ministerio de Educación también contabiliza gastos en proyectos por importe de 1.800 millones financiados por los fondos europeos, mientras que la inversión en organismos autónomos a cargo de los 27.000 millones de euros que percibirá España como anticipo de los fondos europeos asciende a 1.141 millones de euros.

Junto a los 70.000 millones a fondo perdido, España tiene la opción de solicitar otros 70.000 adicionales en forma de préstamos blandos.