Así afectará a España el retraso del plan de recuperación

Estos son los Ministerios y las partidas que dependen en mayor medida de la llegada del “rescate” de la UE

El bloqueo de Polonia y Hungría a la puesta en marcha de los fondos europeos para la reconstrucción de la Unión Europea en la era postcovid-19 pone en serio peligro no sólo la rapidez con la que se instaure la recuperación económica, sino también la propia salida de la actual recesión que azota a Europa, como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

De confirmarse este veto, a España le pasará una elevada factura en términos económicos. El Gobierno de Sánchez ya ha presupuestado un primer anticipo de estos fondos por importe de 27.000 millones de euros en las cuentas de 2021, que se encuentran en estos momentos en tramitación parlamentaria.

Los fondos europeos ascienden a 750.000 millones de euros, de los que corresponden a España 70.000 en subvenciones a fondo perdido y otros 70.000 millones en préstamos, esta última cuantía el Ejecutivo de Sánchez no recurrirá a ella hasta el final de la presente legislatura. Según los Presupuestos de 2021, estas son las partidas más afectadas:

Transición ecológica

Los Presupuestos recogen el reparto de estos fondos por Departamentos, En principio, serán los distintos Ministerios los encargados de canalizar el reparto de los fondos por proyectos de inversión. El Ministerio más perjudicado sería el de Transición Ecológica, que perdería 6.805 millones de euros para invertir en la apuesta medioambiental del Ejecutivo de Sánchez.

Transportes

Las cuentas de 2021 estiman una inversión en proyectos de Transporte y Movilidad de unos 5.000 millones de euros a cargo de los fondos europeos. Esta cuantía se quedará por el camino de prosperará el veto polaco y húngaro.

Digitalización

La no llegada de los fondos tendrá su fiel reflejo en los proyectos de digitalización. De hecho, el presupuesto del Departamento de Calviño disminuiría en 3.600 millones de euros.

Educación

El Departamento de Educación contabiliza gastos en proyectos por importe de 1.800 millones financiados por los fondos europeos.

Fomento del empleo

La inversión en organismos autónomos a cargo de los 27.000 millones de euros que percibirá España como anticipo de los fondos europeos, si no dispone lo contrario Polonia y Hungría, afectará fundamentalmente al Sepe (Servicio Público de Empleo Estatal), que perdería 1.141 millones de euros por la no puesta en marcha de los fondos de recuperación.

Por otra parte, el retraso en la llegada de los fondos europeos también tendrá un impacto significativo en los principales parámetros macroeconómicos:

Crecimiento

Por tanto, el primer impacto sin discusión se producirá en la línea de flotación de la economía española con un menor crecimiento del PIB. Si no se reciben los fondos europeos, la economía dejará de crecer 2,6 puntos porcentuales del PIB anuales en el periodo 2021-2023, es decir, de la actual previsión de un alza del PIB del 9,8% se pasará al 7,2% del PIB.

Empleo

El Gobierno prevé un creación de empleo asociada a la llegada de estos fondos superior 880.000 puestos de trabajo en el período 2021-2023. Eta cifra equivaldría a unos 15 empleos por cada millón de euros invertido. Por tanto, el veto de Polonia y Hungría a la aprobación de los fondos supone un serio peligro para la generación de empleo del mercado de trabajo español.

Ingresos

La recaudación prevista se basa en un crecimiento del 9,8% de la economía, lo que, según los cálculos del Gobierno, tirará para arriba de la recaudación de los impuestos, incluidos de las nuevas figuras impositivas. En este contexto, si no se cumple la estimación de crecimiento se traducirá en una menor recaudación, que se traducirá en un mayor déficit público y, por ende, en un alza de la deuda pública.

Déficit

Si una economía a pleno rendimiento, los ingresos del Estado se resentirán y, como no podía ser de otra manera, se traducirán en un mayor déficit público. Sin fondos europeos, al Gobierno le será muy complicado su objetivo de recortar el desfase de las cuentas públicas hasta el 7,7% del PIB el próximo año.