Hacienda estudia que el cobro de los ERTE no perjudique en la declaración de la renta

A principios de este año la población amparada bajo esta prestación se cifraba en 755.000 personas

Manifestación de la hostelería y el ocio nocturno de la Comunitat Valenciana para reclamar la extensión de la vigencia de los ERTE por fuerza mayor hasta el fin del estado de alarma
Manifestación de la hostelería y el ocio nocturno de la Comunitat Valenciana para reclamar la extensión de la vigencia de los ERTE por fuerza mayor hasta el fin del estado de alarmaAna EscobarEFE

Según informaba La Moncloa a principios de 2021, la cantidad de personas bajo Expediente Regulador Temporal de Empleo (ERTE) se situaba en tres cuartas partes de un millón. La alta cifra ha llevado a la Agencia Tributaria a estudiar medidas para tratar de evitar que las personas amparadas bajo esta prestación tengan una “especial penalización impositiva”.

Así lo ha declarado esta mañana el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey. En un debate organizado por Servimedia, el mismo apuntó que la delicada situación de tantos contribuyentes ha llevado a las instituciones a pensar medidas más livianas: “Ya hemos avanzando algo en este terreno y la idea es que los trabajadores no tengan una especial penalización impositiva por haber cobrado del SEPE”, ha afirmado Pérez Rey.

En la declaración, resulta obligatorio presentar la declaración de la renta si se han tenido dos pagadores en el ejercicio y si se cobra por encima de los 14.000 euros. Si sólo se ha cobrado de una entidad, el baremo sube hasta los 22.000 euros. Así, tener dos pagadores perjudica más que sólo uno, ya que se reduce el umbral mínimo y existe una mayor posibilidad de que no se hayan aplicado las retenciones adecuadas. Por ello, el Ministerio de Trabajo ha pedido subsanar esta anomalía y está trabajando en la actualización de estas cantidades, es decir, que se va renovar la información de los pagos para que lo que tribute el contribuyente se ajuste a las retribuciones efectivamente percibidas.

Pérez Rey también hizo hincapié en la necesidad de modernizar la negociación colectiva, puesto que la realidad económica y productiva es diferente. En sus propias palabras, la intención de Trabajo es que sean patronal y sindicatos los que decidan, por ejemplo, el tema de la prevalencia de los convenios. La intención del secretario de Estado es adaptarla “a la nueva realidad económica y productiva” y que sean los agentes sociales, patronal y sindicatos, los que decidan, por ejemplo, en el tema de la prevalencia de los convenios, tema que el Gobierno quiere abordar: “No es necesario intervenir desde la ley [...] Sólo hay que devolver fuerza a patronal y sindicatos para negociar”.