ACS abre la puerta a comprar la red de autopistas italiana Autostrade con un socio

La compañía reconoce oficialmente su interés en las vías de gran capacidad de Atlantia en este país

Florentino Pérez, presidente de ACS
Florentino Pérez, presidente de ACSSergio Perez

ACS ha reconocido hoy oficialmente su interés por hacerse con la red de autopistas italiana de ASPI (Autostrade per l’Italia), cuyo 88% controla la compañía transalpina Atlantia. En un comunicado enviado a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV), la compañía que preside Florentino Pérez reconoce el envío de una carta a su socio en la concesionaria de autopistas Abertis en la que manifiesta su interés por adquirir su participación en ASPI -la red de autopistas más grande del país- y en la que se fija un valor indicativo de empresa de entre 9.000 y 10.000 millones de euros.

En el comunicado, el grupo español también manifiesta su interés “en participar, junto con otros posibles inversores entre los que se encuentra la Cassa Depositi e Prestiti” (CDP) en la posible adquisición de la participación de esa Atlantia en ASPI. CDP, una especie de ICO italiano que controlada mayoritariamente por el Ministerio de Economía del país, ha presentado una oferta a Atlantia, junto a los fondos de inversión Blackstone y Macquaire, por valor de 9.000 millones de euros, una cantidad que está por debajo de las pretensiones del socio de ACS en Abertis, según advirtió ya a mediados de enero.

Sumar fuerzas

El ofrecimiento del grupo español para aliarse con CDP podría, sin embargo, facilitar que la operación llegase a buen puerto con la combinación de fuerzas de ambas ofertas. ACS dispondría de entrada de casi la mitad de los al menos 11.000 millones de euros en que los accionistas de ASPI valoran la empresa, cantidad a la que no llegaría la oferta de CDP. El grupo cobrará en metálico los cerca de 5.000 millones de euros que la va a pagar la francesa Vinci por hacerse con la mayoría de su negocio industrial, operación que se cerró hace un par de semanas. Además, la alianza serviría para que la compañía española cumpliese con la condición anunciado por Florentino Pérez de contar siempre “con los deseos del Gobierno italiano”.

Después de la tragedia por el derrumbe del puente en Génova en el que fallecieron 43 personas, el Ejecutivo italiano de Giuseppe Conte, que acababa de tomar posesión por entonces, amenazó a la compañía con la retirada de las concesiones de las autovías italianas y Atlantia, controlada por la familia Benetton, aceptó reducir progresivamente su participación en Autostrade.

El consejo de administración de Atlantia se reunió ayer para comenzar a estudiar la oferta vinculante para hacerse con el 88% que Atlantia posee en ASPI presentada el 31 de marzo por CDP y los fondos y “tomó nota” del interés de ACS. Tras desprenderse de buena parte de su negocio industrial, el grupo español ha mostrado su intención de crear una potente división de concesiones aprovechando ya la posición que tiene con Abertis, compañía que controla prácticamente al 50% con Atlantia.