El precio de los carburantes toca nuevos máximos: repostar es hasta un 23% más caro que hace un año

Llenar el depósito ahora cuesta entre 14,85 y 12,11 euros más. En lo que va de 2021, el precio medio de la gasolina acumula un encarecimiento del 13,2%, mientras que el del gasóleo remonta más de un 12,5%

El tráfico de los accesos a Sevilla cae un 76% días laborales y un 86% el último fin de semana
Gasolinera en Sevilla (Andalucía, España)María José López Europa Press

Llenar el depósito del coche supone a los conductores un mayor esfuerzo económico que hace un año. El repunte de precios de los carburantes, que ha sido gradual a medida que se estabilizaba la crisis de la Covid-19, ha tocado nuevos máximos esta semana. Actualmente, el litro de gasolina es un 23% más caro que hace un año, mientras que el de gasóleo es un 21% superior.

El precio medio del litro de gasolina ha registrado su segunda alza consecutiva, tras el ligero respiro que dio hace dos semanas, y se ha encarecido un 0,51%, para alcanzar los 1,36 euros, su nivel más alto desde mayo de 2019, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea recogidos por Europa Press. Por su parte, el precio del gasóleo encadena esta semana su octavo repunte (+0,74%), para tocar los 1,22 euros el litro, su nivel más alto desde febrero del año pasado. En la misma semana del 2020, el precio de la gasolina era de 1,09 euros el litro y el del diésel 1 euro. Esto implica que llenar un depósito de 55 litros sale ahora a 74,80 euros, en el caso de la gasolina, y a 67,10 euros, en el caso del diésel, frente a los 59,95 euros y 55 euros que costaba en el mismo periodo de 2020, respectivamente. Es decir, 14,85 euros más para un coche de gasolina y 12,11 euros para un coche diésel que hace un año.

Antes de Semana Santa ambos carburantes ya recuperaron niveles prepandemia, después de acumular desde noviembre un repunte de casi el 16% en la gasolina y de más del 17% para el gasóleo. En lo que va de 2021, el precio medio del litro de gasolina acumula ya un encarecimiento del 13,2%, mientras que el del gasóleo remonta más de un 12,5%.

Aun así, más barato que la media europea

Este incremento en los precios de los carburantes en los últimos meses ha venido de la mano de la recuperación en el precio del petróleo en los últimos meses. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 72,2 dólares, mientras que el Texas americano se intercambiaba a unos 69,9 dólares, ligeramente por encima de los precios de hace una semana. No obstante, hay que tener en cuenta que el precio final de las gasolina y el gasóleo no depende del coste del crudo, sino del coste del carburante en el mercado internacional. Su precio se estructura en tres partes: el coste del carburante (30%-33%), los costes de logística y comercialización (17%-18%), y los impuestos (un 54% del precio final de la gasolina y un 49% en el caso del gasóleo).

Con todo, España sigue siendo un país económico en el que repostar si se compara con la media de la Unión Europea (UE) y la zona euro, donde el litro de gasolina cuesta 1,483 euros y 1,534 euros, respectivamente, al mismo tiempo que el litro de gasóleo cuesta de media 1,327 euros en la UE y 1,349 euros en la eurozona. El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.