Las hipotecas se suman a las malas noticias: al borde de subir por el repunte del euribor

El indicador al que están referenciados la mayoría de préstamos variables repunta con fuerza en octubre y encarece ya los créditos de revisión semestral

Cartel de un anuncio de venta de una vivienda en Madrid
Cartel de un anuncio de venta de una vivienda en Madrid FOTO: Jesús G. Feria La Razón

Por si las subidas de los precios no fueran suficientes para el bolsillo de los ciudadanos, una nueva amenaza se empieza a dibujar en el horizonte para sus finanzas: el euribor. El indicador al que están referenciadas la mayoría de hipotecas variables en España va a confirmar en octubre el cambio de tendencia que inició en septiembre. Y, además, con contundencia. Su valor mensual medio cerrará en el -0,478%, sensiblemente por encima del de septiembre (-0,492%), marcando así su tasa más alta desde hace un año, en el mismo mes de 2020, cuando alcanzó el -0,466 %.

La subida, aunque importante, no encarecerá las cuotas de las hipotecas variables de revisión anual sujetas al euribor de octubre. No obstante, las dejará en puertas de encarecerse. Un préstamo hipotecario medio de 150.000 euros con un interés de euribor más 1% y un plazo de 25 años apenas verán reducida su mensualidad en 79 céntimos (9,48 euros para todo el año), según los cálculos de HelpMyCash. En cambio, los que tengan una hipoteca con revisión semestral no serán tan afortunados: el valor del euribor era más bajo hace seis meses (-0,484% en abril), por lo que las mensualidades de estos clientes se encarecerán ligeramente. Siguiendo el ejemplo anterior, el importe de las cuotas de un préstamo medio aumentarían en 39 céntimos (2,34 euros para el conjunto del semestre).

La sombra de la inflación

¿Qué ha motivado esta brusca subida mensual del euribor? Los expertos de HelpMyCash creen que la razón podría ser el aumento de la inflación en la zona euro, que se disparó hasta el 3,4% en septiembre. Con los precios al alza, las probabilidades de que el Banco Central Europeo suba sus tipos de interés en un futuro (al 0% desde 2016) son más altas, pues es una de las medidas que pueden emplearse para contenerla. Esas perspectivas pueden haber llevado a las entidades financieras a subir el interés que aplican en los préstamos interbancarios, que es el que se usa para calcular el euribor. De momento, no obstante, el BCE no se plantea subir sus tipos. La presidenta de este organismo, Christine Lagarde, manifestó ayer que esperan que la inflación siga subiendo a corto plazo, pero que su previsión es que baje a lo largo del próximo ejercicio.

Con esta perspectiva, la mayoría de las previsiones apuntan a que el euribor seguirá por debajo del 0% unos años más, aunque con tendencia al alza. La predicción más reciente en ese sentido es la del Departamento de Análisis de Bankinter, que espera que este índice suba hasta el -0,32% en 2022 y hasta el -0,18% en 2023. El director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli, prevé que la tendencia del indicador en los próximos meses continúe siendo la de intercalar algunos meses de leves subidas con otros de ligeros descensos, a menos que haya «algún cambio importante a nivel económico o el BCE cambie su estrategia». Si subiera los tipos para contener la inflación, podríamos encontrarnos con un escenario de subida más ágil del euribor, según aseguró Colombelli a Ep.