Paro indefinido del transporte si el Gobierno no rectifica

La huelga está prevista para el 21, 22 y 23 de diciembre y podría afectar al abastecimiento en Nochebuena. «La actitud del ministerio es irresponsable», denuncia el sector

El sobrecoste por el gasóleo para el sector del transporte se estima en unos 2.000 millones de euros
El sobrecoste por el gasóleo para el sector del transporte se estima en unos 2.000 millones de euros FOTO: Jesús G. Feria La Razón

Las asociaciones nacionales de transportistas no solo mantienen el paro de los camiones en toda España tres días en la semana previa a la Navidad, sino que estudian la posibilidad de alargarlo en el tiempo «ante la falta de voluntad del Gobierno a atender sus reivindicaciones», según ratificaron ayer fuentes patronales del sector a LA RAZÓN. Y es que las negociaciones con el Ministerio de Transporte de los últimos días no han logrado avanzar nada en la resolución del conflicto. Más bien han agravado el malestar de los negociadores.

En el último comunicado de la patronal Fenadismer se indica que, tanto esta asociación como otras que componen el llamado «Comité Nacional de Transporte por Carretera» mantienen la convocatoria del paro de tres días en la semana de Navidad, y amenazan con hacerlo indefinido ante la falta de voluntad real del Gobierno por atender las que entienden son sus legítimas reivindicaciones.

Uno de los principales puntos de fricción con el Gobierno es el incremento del precio de los carburantes. Según el cálculo hecho por los empresarios, el sobrecoste que han tenido que soportar los alrededor de 100.000 transportistas que operan en España por el encarecimiento en más de un 35% del gasóleo en este año, se estima en unos 2.000 millones de euros. Y es que no se logró ningún avance sobre este aspecto en la reunión que el pasado jueves tuvieron las organizaciones que componen el Comité Nacional de Transporte por Carretera en el ministerio para debatir sobre el documento de medidas planteadas por el Gobierno ante las reivindicaciones de los transportistas.

Según fuentes del sector, no hubo respuestas concretas ante la grave situación económica de los camineros por la subida del precio del gasóleo. Porque estos incrementos de costes no se han podido repercutir en las tarifas que perciben de sus clientes.

Entienden los empresarios del transporte que el documento presentado por el ministerio del ramo «supone una falta evidente de voluntad por parte del Gobierno por ayudar a los autónomos y empresas transportistas a solventar esta crítica situación», según señalan textualmente en un documento interno. Por ello, las asociaciones de transportistas indican que la convocatoria de paro del transporte por carretera para la semana de Navidad, podría «convertirse en indefinido, si el Gobierno persiste en dicha actitud irresponsable».

Y es que la reunión mantenida el pasado jueves con la secretaria de Estado, Isabel Pardo de Vera, con el fin de valorar el documento de trabajo remitido desde el Ministerio de Transportes, no pudo ir peor, por lo que se decidió mantener el paro patronal para los días 20; 21 y 22 de diciembre.

El presidente del Confederación Nacional del Transporte por Carretera, Carmelo González Sayas, transmitió a los responsables del ministerio que los empresarios del sector habían decidido «rechazar íntegramente el documento propuesto por considerar que, no solo no responde a lo solicitado por el sector, sino que incluso es más restrictivo que el compromiso asumido por el anterior secretario de Estado, Pedro Saura, el pasado 23 de julio».

En el documento del Gobierno no se da respuesta adecuada a cuestiones como la prohibición de la participación del conductor en las operaciones de carga y descarga; la reducción de los tiempos de espera; la aplicación obligatoria de la cláusula de revisión del precio del gasóleo; la devolución de importes atrasados del céntimo sanitario; la no aplicación de la Euroviñeta y el resto de puntos reivindicados desde hace años.

Además, anunció que se impugnará el Real Decreto 983/21 de 16 de noviembre de concesión de ayudas para la transformación de flotas, por entender que es gravemente discriminatorio para el transporte de mercancías, cuando se niegan ayudas a este sector que se conceden a otros vehículos impulsados por idénticas energías.