La crisis de suministros y los impuestos disparan el mercado de vehículos de segunda mano

El retraso en la entrega de automóviles nuevos, el alto precio de los vehículos eléctricos y la presión fiscal siguen envejeciendo el parque móvil

Venta coches usados
Venta coches usados FOTO: Antonio Cruz

La escasez de automóviles nuevos provocada principalmente por la falta de algunos componentes está provocando un incremento del mercado de coches de segunda mano, que se encuentra ya en niveles parecidos a los de antes de la pandemia, frente a la caída registrada por los coches nuevos que es del 33% respecto a las cifras de 2.019. Como consecuencia de ello, el parque de vehículos españoles continúa envejeciéndose y se espera que termine este año con una media de antigüedad de 13,3 años.

En efecto, durante el pasado mes de noviembre. las operaciones comerciales con turismos y todoterrenos de segunda mano contabilizaron un total de 184.554 unidades, tan solo un 1% menos que en el mismo mes de 2019. Y en lo que va de año, el mercado de ocasión suma 1.783.069 unidades vendidas, lo que supone una subida del 10,8% frente al año pasado, aunque todavía un 5,2% por debajo de 2019. Las cifras de noviembre reflejan que, por cada vehículo nuevo se vendieron 2,8 de segunda mano y en el conjunto del año esta ratio se sitúa en 2,3 a 1.

A la vista de estas tendencias, las previsiones del sector son que el mercado de ocasión cerrará el año con una subida del 9% con respecto al ejercicio 2020. Así, aunque se estima que rozará los dos millones de unidades, concretamente 1,99 millones de operaciones, se quedará un 5% por debajo del 2019. Ello significa una caída seis veces menor que la que registrará el mercado de automóviles nuevos que, según todos los analistas, tampoco podrá recuperarse en 2022 afectado por la prolongación de la crisis de suministros de chips.

La circunstancia del desabastecimiento de unidades en los concesionarios, unida a otras razones que han impulsado la venta de vehículos de ocasión (VO) como son la crisis económica y el deseo de buena parte de los usuarios de alejarse de los transportes públicos por medio a los contagios, están provocando un envejecimiento del parque automovilístico nacional, que continúa situado como el más viejo de la Unión Europeo tras Grecia. Si observamos las estadísticas de ventas, los coches de más de 15 años que cambiaron la propiedad en operaciones entre particulares supusieron un 11,4% del total del mercado de usados, lo que supone situarse un 43,1% por encima del mismo mes de 2019. Es decir, unos 20.000 coches con más de quince años comienzan una segunda etapa de su vida con un nuevo propietario.

Coches usados
Coches usados FOTO: Antonio Cruz

Frente a este proceso de envejecimiento del parque, la respuesta del Gobierno está siendo la de incrementar los impuestos de los coches nuevos. Así, a partir del primero de enero próximo el impuesto de matriculación aumentará de forma significativa para casi la mitad de los coches nuevos que se venden en nuestro país. Con las nuevas tarifas que entrarán en vigor, los motores que emitan 120 gramos o menos de C02 no pagarán este impuesto, pero la escala que se aplicará será la siguiente: entre 121 y 159 gramos, el 4.75%; entre 160 gramos y 199, un 9,75% y por encima de 200 gramos el impuesto de matriculación supondrá el 14,75% del valor total del automóvil nuevo. Es decir, cerca de dos mil euros de impuestos adicionales al IVA en un coche de tipo medio.

Por todo ello, la demanda de coches de ocasión está siendo tal que existe un problema de abastecimiento de coches usados en España y se está recurriendo a traer coches de segunda mano del extranjero para cubrir las necesidades. De esta forma, la importación de este tipo de vehículos se disparó más de un 56% en noviembre La distribución de ventas por canales evidencia que fue la importación de vehículos la que hizo posible la recuperación del mercado durante el mes pasado. Y la subida fue del 66,8% si lo comparamos con el mismo mes de 2019.

Respecto a las fuentes de energía, las operaciones con vehículos usados diésel, que representan el 57% de las operaciones, ralentizaron su caída, retrocediendo apenas un 2,9% respecto a noviembre del año pasado. Los de gasolina, por su parte, subieron un 1,5% respecto a noviembre de 2020, situándose en las 69.500 unidades. En cuanto a las propulsiones alternativas, los modelos eléctricos puros de segunda mano moderaron su crecimiento y subieron un 55% en el mes, hasta alcanzar las 1.001 unidades. En cambio, las operaciones con híbridos enchufables de ocasión continúan disparadas. Así, los diésel/eléctricos enchufables registraron 207 unidades vendidas (+840,9%), frente a las 1.225 unidades de los gasolina/eléctricos enchufables (+285,2%).

Pero las nuevas cargas impositivas preparadas por el Gobierno pueden asimismo castigar al mercado de segunda mano, sobre todo a los coches usados más modernos, entre uno y cinco años, que son los que se importan de países de la UE, en especial desde Alemania. No podemos olvidar que estos vehículos importados, que hay que matricular en España, deben liquidar el impuesto de matriculación, por lo que también se verán afectados por la subida impositiva a partir del próximo mes de enero, lo que supone una traba más a la recuperación del sector.

España se sitúa en el Top 5 de Europa –junto a Francia, Reino Unido, Italia y Alemania– en cuanto a la compra de vehículos de ocasión. Respecto a las comunidades autónomas con mayor número de transacciones en el mercado de coches de segunda mano, Andalucía se encuentra a la cabeza, seguida muy de cerca por Madrid, Cataluña y Comunidad valenciana.

La tendencia, lejos de estancarse, apunta a que continuará incrementándose, mientras se mantengan los problemas de suministros y el acoso impositivo.