Guías

Siete consejos para lograr una rebaja en el precio del alquiler

Encontrar un piso con las mismas características a un coste más bajo o jugar la baza del buen inquilino puede ser de gran utilidad para negociar la renta mensual

Imagen de recurso de dos personas intercambiando documentos
Imagen de recurso de dos personas intercambiando documentos FOTO: Unsplash (nombre del dueño)

Alquilar una vivienda, en buena parte de los casos, es más una obligación que una opción. Según una encuesta de Fotocasa, el 50% de los inquilinos alquila ante la imposibilidad de ahorrar para hacer frente a los costes iniciales de una hipoteca. Dada la cantidad de sueldo que los españoles destinan al alquiler de la vivienda, muchos deciden probar suerte negociando. Uno de los últimos estudios del portal inmobiliario, “La negociación en el mercado del alquiler”, revela que el 34% de los encuestados que viven de alquiler han negociado el precio de su renta mensual, una cifra inferior a la de 2019, que era de 37%. De ellos, el 75% logró una bajada, mientras que el 11% solo consiguió ver cómo su renta subía. “En general, es importante saber cómo hacer una contraoferta de alquiler apelando a la lógica y los datos con los que contamos”, explica Fotocasa. Por ello, el portal inmobiliario recopila siete consejos clave para lograr una rebaja en el precio de su alquiler.

1. La regla del 30%

Para negociar el precio del alquiler, tiene que saber cuál es su poder adquisitivo y cuánto va a destinar a cada partida (alquiler, suministros, cesta de la compra, etc.). Para que el sueldo dé para todo esto, los expertos recomiendan la regla del 30%, según la cual el precio de la vivienda no debería superar el 30% de tu sueldo, otro 30% debería ir destinado a los gastos básicos, y otro 30% para sus necesidades propias. No obstante, esta regla no es algo exacto e inamovible, ya que el precio destinado al alquiler puede por ejemplo llegar al 40% si conlleva algún beneficio: por ejemplo, menos gasto básico (ahorrar en luz, gasolina…).

2. Conocer el contrato de alquiler

“Antes de que uno se decida a sentarse con el casero para pedir una rebaja del alquiler, es preciso conocer bien el contrato de alquiler que se ha firmado. Hay que saber si permite negociar una rebaja del precio o no, y los derechos y obligaciones que se tienen”, avisa Fotocasa.

3. Conocer el precio de alquiler medio de la zona

También es muy importante conocer el precio medio del alquiler de la zona donde está situada la vivienda y compararlo con la renta que se está pagando. Para ello, se pueden utilizar los índices de precio disponibles, como el de Fotocasa.

4. Hacerse valer como inquilino

Para muchos propietarios es preferible tener buenos inquilinos que ganar más dinero. Por ello, hay que “jugar la baza del buen inquilino y recordar al casero que siempre se ha pagado la mensualidad a tiempo, que el piso se cuida y conserva en buenas condiciones y que tener un buen inquilino es muy importante. Encontrar a otro inquilino decente puede suponer un riesgo para el propietario, que podría dar con un moroso o sufrir vandalismo en su inmueble”, subraya Fotocasa. Tener una relación de confianza puede ser su salvavidas ante una subida de precio.

5. Conocer la demanda de la zona

Hay zonas donde los pisos en alquiler no duran prácticamente nada en el mercado, mientras en otras áreas cuesta más arrendar una vivienda. “Si hay poca demanda en la zona donde se reside, se puede utilizar como argumento a favor de una rebaja, ya que al casero le podría costar más encontrar nuevos inquilinos”, argumenta Fotocasa.

6. Tener un “as” en la manga

Investigar, comparar y tener un listado del precio de otros inmuebles de las mismas características en la misma comunidad o los edificios colindantes será de especial utilidad si se encuentran otras ofertas más bajas para lograr una renta similar.

7. Ser flexible ante una contraoferta

“Como inquilino también se ha de ser un poco flexible si realmente se está interesado en el piso de alquiler. Si el casero no quiere bajar la renta mensual, se le pueden proponer otras opciones, como que pague él parte del recibo de algunos suministros, o que ofrezca nuevos electrodomésticos más eficientes”, concluye Fotocasa. Al menos así mejorarán las condiciones de su estancia.