La subida del Ingreso Mínimo en 2023 es todavía una incógnita: la Seguridad Social dice que aún está pendiente de Presupuestos

Hasta ahora todo apuntaba a que se revalorizaría un 8,5%, pero ahora el organismo recuerda que su cuantía se determina en función del importe fijado para las pensiones no contributivas

Cola de reparto de alimentos en Aluche a familias vulnerables por parte de la asociación de vecinos AVA
Cola de reparto de alimentos en Aluche a familias vulnerables por parte de la asociación de vecinos AVA FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Quedan apenas dos semanas para que acabe el año y la subida que experimentará el Ingreso Mínimo Vital (IMV) en 2023 aún no está clara. Podría mantener el incremento actual del 15%, como las pensiones no contributivas, o revalorizarse un 8,5%, como en el caso de las pensiones contributivas. De hecho, hasta ahora todo apuntaba a que esta segunda opción era la más probable, pero ahora la Seguridad Social pone el foco en el primer caso. El organismo advierte que la revalorización de esta ayuda todavía está pendiente de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 y explica los posibles escenarios.

La cuantía del IMV subió un 15% en abril como parte del primer paquete de medidas contra el impacto de la guerra de Ucrania y el 25 de junio el Gobierno anunció que se seguiría cobrando así hasta final de año, tanto para beneficiarios actuales como para nuevos demandantes. Las pensiones no contributivas también se incrementaron en el mismo porcentaje de julio hasta final de 2022 tras un acuerdo del Gobierno de Coalición con Bildu. Este extra del 15% se sumó a la revalorización del 3% que ya se aplicó a las pensiones mínimas, pensiones no contributivas y el Ingreso Mínimo Vital a principios de 2022, medio punto porcentual más que la subida que experimentarán las pensiones contributivas.

Las pensiones no contributivas mantendrán para el próximo ejercicio la subida del 15% que se les aplicó el pasado mes de julio en virtud de una enmienda pactada por el Gobierno con Bildu en el marco de la negociación presupuestaria. Por lo tanto, con este nuevo acuerdo los pensionistas no contributivos seguirán cobrando en 2023 las mismas cuantías que se revalorizaron este verano. Por su parte, las pensiones contributivas, incluidas las mínimas, y las de clases pasivas subirán en torno a un 8,5% tras publicarse el pasado 14 de diciembre el Índice de Precios de Consumo (IPC) confirmado del mes de noviembre (6,8%), con el que se puede calcular el IPC interanual promedio (8,46% aunque el Gobierno tiene la intención de redondearlo al 8,5%), al que está ligada la revalorización de las pensiones, y que se mide entre diciembre del año anterior (2021) y noviembre del año actual (2022).

Sin embargo, aunque la subida de las pensiones no contributivas y contributivas para el próximo año está clara, el incremento del Ingreso Mínimo Vital es todavía una incógnita. Hasta el momento se había pensado que el incremento extra del 15% desaparecería a final de año y el IMV subiría un 8,5% en 2023, al igual que las pensiones contributivas, al no haberse pactado una prórroga como con las pensiones no contributivas. No obstante, desde la Seguridad Social apuntan que la revalorización de esta ayuda todavía está pendiente de la aprobación definitiva de los Presupuestos del Estado para 2023.

En respuesta a una consulta enviada por la Asociación de Víctimas del Paro, la Seguridad Social aclara que “la cuantía del Ingreso Mínimo Vital se determina en función del importe fijado para las pensiones no contributivas de acuerdo con lo establecido en el artículo 13.2 a) de la Ley 19/2021, de 20 de diciembre, por la que se establece el Ingreso Mínimo Vital, por lo que el posible incremento en la cuantía de las pensiones no contributivas se aplicará en igual medida al Ingreso Mínimo Vital”. De esta manera, la Seguridad Social deja la puerta abierta a que el IMV mantenga la actual subida del 15% en 2023. Pero el organismo tampoco lo asegura. “No obstante, la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2023 en la que, en su caso, se establecerá la actualización de esos importes, no ha sido aprobada, por lo que no podemos determinar dicha cuantía”, añade en su respuesta.

En preguntas de LA RAZÓN, fuentes de la Seguridad Social solo señalan que la revalorización del Ingreso Mínimo “está pendiente de los Presupuesto Generales del Estado”, pero no añaden nada más a la contestación enviada a la Asociación de Víctimas del Paro. Por lo tanto, habrá que esperar hasta los últimos días de año para conocer el incremento definitivo que experimentará el IMV en 2023, aunque lo más probable es que se prorrogue la subida del 15%.