MENÚ
sábado 20 julio 2019
20:04
Actualizado

Las becas universitarias se entregan tarde y mal

Los alumnos tienen que afrontar los gastos de medio curso antes de recibir las ayudas al estudio. Las becas necesitan un aumento del 12% para cubrir los gastos, según la Airef

  • La Airef alerta del sistema de reparto de las cuantías de las becas.
    La Airef alerta del sistema de reparto de las cuantías de las becas. /

    Archivo

Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

19 de junio de 2019. 13:16h

Comentada
A. Maisanaba.  Madrid. 19/6/2019

ETIQUETAS

Las becas universitarias necesitan mejorar. Los 816 millones de euros que reparte el Ministerio de Educación y Formación Profesional entre los estudiantes que cumplen los requisitos no están distribuidos eficientemente, según un estudio sobre estas ayudas realizado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef). Para los becados que residen en el domicilio familiar, los gastos universitarios ascienden hasta los 3.964 euros y la beca se sitúa ligeramente por debajo, en 3.920 euros. El problema reside en la situación de los becados que tienen que estudiar fuera de su hogar. Para ellos, las ayudas se quedan 1.244 euros por debajo de los gastos, debido, principalmente, a que las becas de residencia no se ajustan a la realidad. La Autoridad Fiscal pide aumentar en 98 millones de euros el presupuesto de las becas, lo que supone un incremento del 12%.

En concreto, la Airef plantea un alza del 80% en la cuantía de las becas de residencia, que actualmente está en unos 1.500 euros por estudiante, hasta los 2.700 euros. De esta forma, se solventaría la insuficiencia de las ayudas para los becados que no residen en su domicilio familiar. El estudio concluye que la continuidad de las becas universitarias es fundamental, ya que han contribuido a "garantizar la igualdad de oportunidades". Un 22% de los estudiantes no podría continuar en la universidad sin estas ayudas y un 70% tendría que buscar trabajo o pedir dinero a sus familiares para costearse los estudios.

No obstante, el sistema de becas no dispone de un instrumento de información que garantice completamente la igualdad de oportunidades. Apenas uno de cada diez estudiantes en etapa preuniversitaria recibió información sobre los gastos que conlleva el salto a la educación superior y sólo un 6% obtuvo información sobre becas.

El calendario también supone un problema. Los alumnos comienzan el curso sin saber si han conseguido una beca y teniendo que afrontar una serie de gastos administrativos. El plazo de solicitud comienza en agosto y termina en octubre, pero los estudiantes no reciben ninguna cuantía hasta los meses de enero y marzo, cuando la segunda parte del curso ya ha comenzado. La propuesta de la Airef es adelantar el calendario, de tal forma que la concesión de la beca se decida antes del comienzo del curso académico.

La Airef también sitúa la alerta en el sistema de reparto de las cuantías de las becas. El informe del organismo destaca que los requisitos no se han adaptado a la situación económica. Los umbrales de renta familiar mediante los que se distribuye la cuantía fija de las becas no se han actualizado desde hace nueve años. Ademas, los "escalones" entre estos intervalos son muy grandes. Por ejemplo, una familia con una renta anual de 10.000 euros recibiría una beca 1.500 euros superior a otra que, en las mismas condiciones, obtuviera unos ingresos de 10.500 euros al año. Por ello, la Autoridad Fiscal propone que se amplíe el número de umbrales o que se establezca una fórmula que reparta las becas de forma proporcional y continua.

Últimas noticias