España

Tres empresas españolas se unen para liderar una de las tecnologías del futuro caza europeo

GMV, Sener y Tecnobit crean un consorcio para desarrollar los Operadores Remotos del avión de combate

Las empresas españolas GMV, Sener Aeroespacial y Tecnobit alcanzaron ayer un acuerdo, en coordinación con el Ministerio de Defensa, para liderar de manera conjunta la participación española en uno de los pilares tecnológicos del futuro caza de combate europeo (FCAS, por sus siglas en inglés): el de los Operadores Remotos.

Tal y como anunciaron las tres compañías y el propio Ministerio de Defensa, este pilar tecnológico forma parte del ambicioso proyecto de Sistema de Armas de Siguiente Generación (NGWS), incluido en el concepto del futuro sistema de combate aéreo. Y en concreto, la labor del consorcio será la de liderar el desarrollo de los demostradores tecnológicos de los Operadores Remotos.

Esta tecnología de los Operadores Remotos se centra, explican las compañías, en el “desarrollo de nuevas tecnologías y evaluación de nuevos conceptos basados en un conjunto de vehículos no tripulados, algunos con capacidad de observación ISTAR”, esto es, de inteligencia, vigilancia, adquisición de objetivos y reconocimiento.

Según el consorcio, “supone un importante paso adelante en el posicionamiento de la industria española en el proyecto” del futuro caza europeo y “aportará beneficios al conjunto de la base tecnológica industrial español”, destacando “la especial incidencia que tendrá en centros tecnológicos de investigación y universidades”.

Además, explica Defensa en un comunicado, con la firma del acuerdo, en la que estuvieron presentes el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, y el secretario general de Industria, Raül Blanco, “se completa la organización industrial prevista por el Ministerio para la fase de estudio de concepto, liderada por Indra".

Este anuncio llega pocos días después de que Francia y Alemania (impulsores del programa al que España se sumó más tarde) rubricaran el contrato marco inicial (“Fase 1A”), con el que se lanza la fase de demostración del FCAS, en la que se incluye el prototipo del avión. España se unirá a este acuerdo en mayo, aunque el próximo mes de marzo firmará una carta de intenciones. De momento, esta alianza industrial ya ha sido notificada a Alemania y a Francia, con lo que podrán iniciarse las negociaciones para cumplir los objetivos previstos y lograr la plena integración de nuestro país.

Con este acuerdo, además, se cierra la planificación para el desarrollo de los demostradores de los diferentes pilares tecnológicos: Airbus trabajará en el Caza de Nueva Generación (NGF) y en las tecnologías de Baja Observabilidad; ITP Aero, en los Motores, e Indra en los Sensores y Sistema de Sistemas.