Coronavirus: España aislará las zonas infectadas

El gobierno está en «alerta», pero todavía no en «alarma». Sanidad recomienda no viajar a zonas infectadas y prepara protocolos «que no serán distintos» de los activados en Italia

El Gobierno de Sánchez asegura tener todo preparado para hacer frente a un posible repunte de infectados por el coronavirus en nuestro país. De los catorce ministerios presentes en el gabinete de crisis para hacer frente a la situación salió ayer una llamada a la «tranquilidad» ya que «nuestro sistema de salud cuenta con los mismos protocolos de actuación vigentes en todos los países de nuestro entorno, incluido los activados en Italia, que incluyen controles en zonas con afluencia masiva de personas –aeropuertos, hoteles, etc– y el aislamiento de poblaciones una vez se detecte un brote que, afortunadamente, aun no se ha producido. Significativamente, la portavoz del grupo socialista Adriana Lastra hablaba ayer en el Congreso de «alerta» pero no «alarma» en estos momentos.

En cuanto a las medidas estrictamente sanitarias, el ministro Salvador Illa aseguró que se han actualizado los protocolos para el diagnóstico de nuevos casos: desde ayer cuatro regiones italianas (Lombardía, Piamonte, Emilia-Romaña y Véneto), Japón, Irán, Corea del Sur y Singapur se consideran zonas de riesgo a la hora de plantearse un diagnóstico de coronavirus. También se prevé realizar nuevas pruebas a pacientes aquejados de neumonía por si pudieran ser casos «ocultos» de CoVid-19. «Se trata de una medida de precaución», aseguró Illa, «en pacientes de los que no se conozca el origen de su enfermedad.

En su intervención tras la reunión del Consejo Interterritorial, Illa recomendó no viajar a las zonas aludidas a no ser que sea inevitable, pero recalcó que no estaba prohibido. «Es una medida de sentido común», apostilló. Además, los españoles en zonas de riesgo deberán atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias donde se encuentren. Todas estas medidas están «basadas en el criterio de los expertos», aseguró el ministro de Sanidad al mismo tiempo que aseguró que el objetivo en esta «fase de contención» es «reforzar todas las medidas tendentes a la detención precoz» para contener nuevas infecciones. «Aumentaremos la sensibilidad del sistema sanitario para ser más eficaces. Por el momento solo hay tres casos en dos comunidades autónomas. No hay transmisión comunitaria acreditada en España».

«Es lógico que haya preocupación pero quiero trasladar un mensaje de confianza» continuó Illa que se negó a explicar en detalle que protocolos se activarán en el caso de que se produzca un foco virulento de la enfermedad dentro de nuestras fronteras. «No es momento de detallar medidas que no se van a aplicar de momento. Ya han visto otros países y no van a ser muy distintas de las que se aplicarán aquí. Si hay que tomarlas tendrán cumplida información. No es necesario ir con mascarilla por la calle», explicó.

Por su parte, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto aseguró que el Gobierno tiene previsto activar un protocolo frente al coronavirus para que hoteleros, aeropuertos y zonas con afluencia masiva de visitantes puedan tener toda la información «para en el caso de que se tuviera que activar este protocolo tengan todas las garantías de que están informados». Como otros miembros del Ejecutivo, Maroto pidió «precaución» para minimizar el impacto de la pandemia internacional en nuestra economía, principalmente en el turismo, ya que el número de contagios confirmados es aun muy pequeño en España. Según la ministra se están tomando todas las cautelas «para que la gente esté tranquila», y cree que los turistas «deben estar tranquilos» porque el Gobierno de España tiene «todos los protocolos para abordar esta situación, con un sistema sanitario que es el mejor del mundo».

También se pronuncio sobre este asunto la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. En un encuentro con los medios indico que el Gobierno está «dispuesto a adoptar todas las medidas de precaución necesarias porque la prioridad absoluta es proteger la salud y la seguridad de nuestros conciudadanos». «España cuenta con un sistema de salud pública de primera clase y creo que ese mensaje de tranquilidad y confianza es el que hemos venido lanzando desde el primer momento», subrayó. Tampoco el departamento de Exteriores está de brazos cruzados. El servicio diplomático mantiene todas sus legaciones en el extranjero en estado de alerta para asistir a españoles que puedan contraer la infección y proceder a su repatriación como pasó con los afectados en el epicentro de la epidemia en China.

Por su parte, desde el Ministerio de Defensa se aseguró a este periódico que están al servicio de lo que diga y requiera el Ejecutivo, apuntando que no han recibido ninguna notificación al respecto. «El Gobierno conoce las capacidades de las Fuerzas Armadas y si quiere hacer uso de ellas, sólo tiene que pedirlo», señalaron. Y entre esas capacidades destacan, por ejemplo, el Regimiento de Defensa NBQ (Nuclear, Biológica y Química) «Valencia nº 1» o la Unidad Militar de Emergencias, capaces de enfrentarse a estas amenazas biológicas. Además, la Sanidad Militar también cuenta con el Hospital Central de la Defensa «Gómez Ulla».