La jueza manda a prisión al osteópata investigado por abusos sexuales a pacientes

La magistrada le imputa hasta seis delitos y si queda en libertad en algún momento de la instrucción no podrá acudir a la localidad donde tenia la consulta

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Villarcayo (Burgos) ha ordenado la prisión provisional comunicada y sin fianza del hombre del hombre investigado por supuestos abusos sexuales de, al menos, seis mujeres que acudíieron a la consulta de osteopatía que tenía en su propio domicilio o a las clases de yoga que impartía como contratado por distintos ayuntamientos próximos a su lugar de residencia.

Tras tomarle declaración esta mañana, la jueza aprecia indicios de la comisión de un delito de abusos sexuales previsto en el artículo 181.4 Código Penal y de cinco delitos de abusos sexuales previstos en el artículo 181.1 del Códico Penal. 

La jueza ha valorado la gravedad de los delitos por los que le investiga y la pena que llevan aparejada en caso de condena así como el riesgo de fuga del investigado por su falta de arraigo laboral y familiar. 

En el caso de que el investigado fuera puesto en libertad provisional en cualquier momento de la instrucción de la presente causa, se acuerda la prohibición de que pueda residir ni acudir a la localidad de la provincia de Burgos en la que ahora tiene fijada su residencia, así como la prohibición de aproximación a menos de 500 metros y comunicación con todas las denunciantes.

El osteópata que atendía en su consulta domiciliaria a mujeres, fue detenido ayer, después de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Villarcayo (Burgos) lo ordenase por haber abusado sexualmente, supuestamente de varias mujeres que acudían a la consulta o a las clases de yoga que impartía como contratado por distintos ayuntamientos próximos a su lugar de residencia.

El sospechoso ya fue arrestado en febrero tras ser denunciado por una mujer que relató los tocamientos de contenido sexual que sufrió en una sesión de masaje con fines terapéuticos. Tras prestar declaración, el hombre quedó en libertad investigado en una causa por abuso sexual.