Sánchez ignora las peticiones de Urkullu y Torra y les emplaza a que acudan al “crucial encuentro” de la Conferencia de Presidentes

El jefe del Ejecutivo dice "ser sensible a las necesidades" de Cataluña y País Vasco y pide "idéntica comprensión" hacia sus "esfuerzos" para garantizar la solidaridad entre territorios

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, utiliza la última bala para intentar atraer al president de la Generalitat, Quim Torra, y al lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, a la Conferencia de Presidentes, a escasas 48 horas de su celebración. Moncloa ha remitido dos misivas a los líderes de Cataluña y País Vasco, en las que les urge a acudir de manera “presencial” a la cita de este viernes en La Rioja: “Es muy importante su asistencia a este crucial encuentro”.

Sánchez dice “ser sensible a las necesidades y peticiones fundamentales de las administraciones autonómicas”, mientras ignora las peticiones que tanto Urkullu como Torra le habían trasladado para ir al cónclave territorial. El president catalán pidió participar por videoconferencia, ante la recomendación de no salir de Barcelona para viajes no esenciales, y pactar previamente los contenidos de la reunión. Por su parte, el lehendakari exigía que se reuniera la Comisión Mixta del Concierto Económico vasco con carácter previo para confirmar su presencia. Por su parte, el presidente solicita a sus interlocutores “idéntica comprensión hacia nuestro esfuerzo por arbitrar los distintos intereses para alcanzar un sistema que permita garantizar la solidaridad entre territorios, la igualdad de la ciudadanía, la justa distribución de los recursos públicos y la capacidad de las comunidades autónomas para desempeñar todos los servicios de su competencia”.

En la carta a Urkullu, Sánchez dice “comprender” las cuestiones que le manifiesta el lehendakari sobre la reunión de la citada comisión y le “ruega” que comprenda las circunstancias en que se encuentra el país tras la pandemia. “Nuestros equipos trabajan en las cuestiones que tienen que ver con los objetivos de déficit y deuda del País Vasco, de cara a poder marcarnos unos objetivos satisfactorios para ambas partes”, asegura, al tiempo que apunta a que la intención es seguir trabajando, “incluso en agosto si es necesario”. El presidente del Gobierno apela al “espíritu de unidad y colaboración leal” que Urkullu ha mantenido durante la pandemia y le pide que continúe en esa línea para “seguir demostrando que la cogobernanza, el diálogo y la cooperación son las vías que nos conducirán a la superación de las difíciles circunstancias en las que nos encontramos”.

La misiva a Torra, más breve, expone lo mismo que la de Urkullu con una única diferencia final en la que se define el contexto actual como “el momento de dialogar, compartir posturas y seguir posibilitando el espíritu de unidad y compromiso”. En el orden del día de la reunión del viernes está la coordinación sanitaria para el control de los rebrotes que están surgiendo y la planificación de los programas asociados a los fondos europeos de reconstrucción, “con el fin de alcanzar juntos la mayor cohesión económica y social”, reza la carta. En el futuro, el Gobierno tiene previsto convocar la Conferencia de Presidentes con periodicidad mensual, alternando la “modalidad presencial y la telemática” en función de las materias a abordar, pero en esta ocasión se hace hincapié en que la importancia de la misma obliga a que sea “presencial”.