Nace el Observatorio de Ceuta y Melilla, “la frontera económica más dramática”

El Instituto de Seguridad y Cultura pone en marcha este proyecto para dar a conocer sus “problemas” y reclamar "una atención especial del Estado y la UE”

“Ceuta y Melilla requieren de una atención especial del Estado y de la Unión Europea que no tienen hoy”. Con estas palabras resume la situación de las ciudades autónomas Carlos Echeverría Jesús, profesor de Relaciones Internacionales de la UNED y director del recién creado Observatorio de Ceuta y Melilla. Se trata de un proyecto puesto en marcha por el Instituto de Seguridad y Cultura con el que se trata de dar visibilidad a los problemas reales que afrontan -y afrontarán- estas ciudades y que, según Echeverría, viven una situación que calificó de “urgente”.

Unas palabras que ha pronunciado en un acto que ha tenido lugar hoy en la Asociación de la Prensa de Madrid, el cual ha servido de presentación de esta nueva plataforma que entre sus objetivos incluye el hacer frente al “desafío marroquí”. “Hay una necesidad evidente en España y en el resto de la Unión Europea de dar a conocer los problemas de Ceuta y Melilla, la frontera económica más dramática del mundo”, ha apuntado el director del Observatorio. Y ha hecho hincapié en que “la problemática que afrontan ahora Ceuta y Melilla deriva directamente de su condición de frontera”, además de por el hecho de que “ambas ciudades y otros territorios como los peñones de Vélez de la Gomera y Alhucemas o las Islas Chafarinas son reclamados por Marruecos”. De ahí que haya instado al Gobierno español y a las instituciones comunitarias a prestar “especial atención”.

Para visualizar aún más esa situación, el Observatorio ha presentado el informe “Ceuta y Melilla o cómo convertir una grave crisis en la mejor de las oportunidades”, elaborado por Kissy Chandiramani Ramesh, consejera de Economía, Hacienda, Administración Pública y Empleo de Ceuta, y Jaime Bustillo Gálvez, economista y ex viceconsejero de Comercio, Transporte y Turismo de Melilla. Se trata de un documento que analiza la “grave” crisis que afrontan ambas ciudades autónomas y que, al mismo tiempo, enumera una serie de propuestas para convertir dicha situación en una oportunidad de crecimiento.

Así, en el caso de Ceuta, la consejera deja claro que “se encuentra en una situación límite”, acrecentada ahora por el efecto cierre de frontera por Marruecos. De ahí que marque una serie de propuestas para sentar así “las bases de un nuevo modelo económico para la ciudad más sólido, estable y seguro que no dependa de decisiones que puedan tomarse al otro lado de la frontera”. Por ello, se enumeran “23 medidas urgentes” con una serie de planes sectoriales para relanzar la actividad comercial, incrementar la presencia de las administraciones públicas, mejorar la conectividad con la Península, implantar proyectos de base tecnológica y digital, fomentar la actividad turística o potenciar el desarrollo portuario.

Por su parte, en el caso de Melilla, el ex viceconsejero explica que “afronta una crisis que quizás aún no se está considerando en la profundidad y extensión que tiene” y que es el resultado de un “complejo cúmulo de decisiones, intereses, políticas, condiciones geográficas, sociales y económicas”. Para Bustillo, la solución no pasa solo por “una simple inyección de fondos”, sino por un “completo programa de reformas de gran calado”.